Yogurt: restablece flora intestinal, contra el colesterol y la obesidad

Posted on mayo 1, 2009. Filed under: Cuidados de la piel, Dietas, Lacteos | Etiquetas: , , |

Es un alimento casi milagroso por ser barato, delicioso y saludable, especialmente en la temporada veraniega, ayuda a combatir la obesidad y el exceso de colesterol,  aporta calcio a los huesos, es de fácil digestión,  beneficia a la flora gastrointestinal, es benéfica para la piel, se puede comer solo, al natural, con cereales, en sopas, ensaladas, guisados o postres.

Los primeros yogures aparecieron hace más de 4 mil 500 años en las tribus nómades el Asia Central y fueron popularizadas en Turquía y Bulgaria, probablemente de fermentación espontánea, con  la acción de alguna bacteria del interior de las bolsas de piel de cabra usadas como recipiente para el transporte en esa época.

Su nombre deriva  del término turco yoğurt, en referencia al método de preparación del yogur. Los antiguos búlgaros migraron a Europa desde el siglo II estableciéndose definitivamente en los Balcanes a finales del siglo VII.

Permaneció  como alimento propio de India, Asia Central, Sudeste Asiático, Europa Central y del Este hasta los años 1900 en que  el biólogo ruso, Ilya Ilyich Mechnikov expuso su teoría de que el gran consumo de yogur era el responsable de la inusual alta esperanza de vida de los campesinos búlgaros.

Considerando que los lactobacilos eran esenciales para una buena salud, Mechnikov trabajó para popularizar el yogur por toda Europa. Le correspondió a un empresario judeoespañol llamado Isaac Carasso el industrializar la producción de yogurt. En 1919 inició una planta de producción de yogur en Barcelona, llamando a la empresa Danone en honor de su hijo Daniel.

Compuestos

De consistencia cremosa, suave y agradable frescura el yogurt es en realidad  un alimento vivo porque está repleto de microorganismos que son los responsables de sus propiedades tanto alimenticias como medicinales. Son los lactobacilos, cuatro de los cuales se encuentran en el yogurt : bulgaricus, casei, acidofilus y bifidus.

Como consecuencia de la acidificación por las bacterias lácticas, las proteínas de la leche como la caseína (80%), beta-lactoglobulina (10%), alfa-lactoglobulina (2%) y otras (8%), se coagulan y precipitan. Luego estas proteínas pueden disociarse separando los aminoácidos, lo que probablemente mejora la digestibilidad de las leches fermentadas.

Si el yogurt no se calienta hasta matar a las bacterias después de la fermentación, se vende bajo la denominación de “cultivo activo vivo” que algunos consideran nutricionalmente superior.

Debido a la reducción del contenido de lactosa en la leche cuando se produce yogurt, algunos individuos que presentan intolerancia a la lactosa pueden disfrutar del yogurt sin verse afectados, también para favorecer a estos consumidores se puede hacer una hidrólisis parcial de la lactosa utilizando la enzima lactosa.

Nutricionalmente, el yogurt es rico en proteínas así como en varias vitaminas del grupo B y minerales esenciales, en cuanto a la grasa puede ser desde magro (menos de o.1%) hasta entero.

Propiedades medicinales

Por la presencia de sus lactobacilos renueva la flora intestinal, ayuda a eliminar gases y por lo tanto, reduce la hinchazón abdominal, estimula las defensas del organismo, ya que actúan como prebióticos, es decir a favor de vida.

Se le atribuyen propiedades para disminuir los niveles de colesterol, en el organismo femenino reduce síntomas del síndrome premenstrual como la hinchazón y el malestar abdominal durante este periodo, ya que se reducen los mecanismos de defensa e incluso ayuda a prevenir los síntomas de la cistitis (infección en las vías urinarias, sobre todo en la vejiga) que algunos casos tiene su origen en la migración de gérmenes patógenos del intestino a las vías urinarias.

En pacientes en recuperación postoperatoria de intervenciones quirúrgicas abdominales, ingerirlo puede mejorar la acción del tratamiento, dado que el yogurt contribuye a la salud del aparato digestivo.

Problemas óseos

Un vaso de yogurt natural de 250 mls. contiene 250 mgs. de calcio, mas que suficiente para prevenir la osteoporosis y otros problemas óseos. Pero inicie su consumo desde ahora, enséñele a sus hijos y cónyuge la importancia de este magnífico alimento, que es de más fácil digestión que muchos productos lácteos

Obesidad

Contiene vitamina A y vitaminas del complejo B, además de otros minerales como el fósforo, el yodo, el potasio, el zinc; además sólo aporta por porción de 250 mls. 150 calorías.

Por eso es recomendable para las personas con sobrepeso u obesas, en régimen de adelgazamiento.

Cosmético

Una mascarilla de yogurt provee de humedad al rostro, es indicada para todo tipo de piel.

Gastronomía

Tiene mucha aceptación en sopas, ensaladas, aderezos, platos fuertes, postres, galletas, gelatinas y pasteles. Parece increíble que la humilde leche fermentada sea tan benéfica, consúmala diariamente y disfrute de sus beneficios y, usted, consuma yogurt.

Estimula defensas

Es  recomendable antes, durante y después de un tratamiento con antibióticos incrementar el consumo de yogurt, para favorecer y fortalecer la flora intestinal. Al estimular las defensas del organismo, se convierte en un eficaz defensor contra los catarros comunes y otras infecciones viricas.

Diarreas

Investigaciones científicas recientes, han descubierto que al ejercer acción sobre la flora intestinal mejora el funcionamiento del peristaltismo de los intestinos, evitando el estreñimiento y controlando la diarrea, favoreciendo con ello la correcta eliminación de los residuos del proceso digestivo disminuyendo la incidencia de cáncer de colon.

¿Sabías que…?

Presenta un considerable enriquecimiento del patrimonio vitamínico, en especial de las vitaminas del complejo B, además de la presencia de ácido láctico que aumenta la disponibilidad de micro elementos, como el calcio y fósforo.

La caseína, principal proteína de la leche es parcialmente hidrolizada en el proceso de fermentación, por tanto el organismo lo asimila con mayor facilidad.

La lactosa, que es el azúcar de la leche, es transformada en ácido láctico que favorece el desarrollo de la flora intestinal benéfica que destruye los componentes de la putrefacción presentes al interior del intestino humano.

En las personas cuyo sistema digestivo carece de la enzima lactasa, la lactosa no es descompuesta en azúcares más simples. Estas personas no pueden beber leche, sin embargo pueden tomar yogurt, en el cual la lactosa ha sido desdoblada por las enzimas bacterianas.

El proceso tecnológico para la obtención de yogurt es sencillo y asequible económicamente, se requiere un conjunto de equipos y utensilios básicos, que conjuntamente con el cumplimiento de normas de sanidad e higiene son indispensables para la producción de un alimento seguro y de óptima calidad.

Para su elaboración se puede partir no solo de leche vacuna sino también de cabra y oveja, entera, parcial ó totalmente descremada, previamente hervida ó pasteurizada.

About these ads

Make a Comment

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: