Leyendas y misterio de los Reyes Magos (I)

Posted on diciembre 6, 2008. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

Guiados por una estrella luminosa llegaron a Belén,  burlaron al cruel rey Herodes el Grande y ofrecieron sus míticos dones al Niño Jesús, en un humilde pesebre, para luego marcharse dejándonos una aureola de misterio que, después de dos milenios, no se ha podido esclarecer.

En el Nuevo Testamento no se menciona que fueses reyes, cuántos eran  ni sus nombres, pero deja una serie de claves que, aunados a las investigaciones,  han permitido algunas aproximaciones sobre su probable origen y la metamorfosis que tuvieron en las tradiciones, a través de los siglos, en una crónica que es una verdadera invitación al asombro.

Lo que dice la Biblia

Evangelio de San Mateo 2:1-12 se hace el siguiente relato:

"Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el Rey de los Judíos, que ha nacido? porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.

Oyendo esto el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: 'Y tú, Belén, de la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; Porque de ti saldrá un guiador, Que apacentará a mi pueblo Israel'.

Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; Y enviándolos a Belén, dijo: Id allá, y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléiss, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.

Ellos, habiendo oído al rey, se fueron: y he aquí la estrella que habían visto en el oriente, iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. Y entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes, oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino".

¿De dónde venían?

 

En la Biblia no ofrecen se detalles sobre su origen, ni siquiera se  afirma que fueran reyes, aunque todo apunta que se trataba de astrólogos, a quienes se conocía como magos, un  término que la Iglesia Católica no aceptaba en sus inicios para que no exista confusión con los hechiceros, por lo que se les agregó esa distinción.

San Mateo no cita el lugar o país del que procedían, aunque los intérpretes de la Biblia estiman que las evidencias históricas  apunta a Babilonia, que era uno de los centros astrológicos más adelantados.  o Persia, donde los magos tenían gran  influencia.

En todo caso, no se descarta que hayan sido astrólogos babilonios o sacerdotes persas, cultivadores de las ciencias -particularmente la astronomía- desde un punto de vista teológico.

Más sabios que los reyes

 

En su obra “La Historia de Cristo”, el controvertido escritor florentino, Giovanni Papini (1881 – 1956) interpreta ese pasaje bíblico, en uno de sus capítulos más conmovedores y que a continuación reproducimos textualmente:

Los Magos se creían más sabios que los reyes… no eran reyes, pero eran en Media y Persia señores de los reyes. Los reyes mandaban a los pueblos, pero los magos guiaban a los reyes. Sacrificadores, intérpretes de sueños, profetas y ministros, ellos solos pretendían conocer el futuro y el destino. Purificaban a los hombres, los campos, ningún rey hubiera movido guerra sin haberlos escuchado. Se preciaban de poseer los secretos de la tierra y los del cielo.

Era justo, por tanto, que fuesen a inclinarse ante Jesús. Después de las Bestias, que son la Naturaleza; después de los Pastores que son el Pueblo, esta tercera potencia -el saber- se arrodilla ante el pesebre de Belén. La vieja casta sacerdotal de Oriente hace acto de sumisión al nuevo Señor que enviará a sus anunciadores hacia Occidente; los Sabios se arrodillan ante aquel que someterá la Ciencia de las palabras y de los números a la nueva Sabiduría del Amor.

Los Magos en Belén significan las viejas teologías que reconocen la definitiva revelación, la Ciencia que se humilla ante la Inocencia, la Riqueza que se postra a los pues de la Pobreza.

Ofrecen a Jesus el oro que Jesús pisoteará; no lo ofrecen porque María, pobre, pueda necesitarlo para el viaje, sino por obedecer por adelanto a los consejos del Evangelio; vende todo lo que posees y dáselo a los pobres. No ofrecen el incienso para vencer el hedor del establo, sino porque sus liturgias van a acabar y ya no tendrán necesidad de humos y perfumes para sus altares. Ofrecen la mirra que sirve para embalsamar a los muertos, porque saben que aquel niño morirá, joven, y su madre, que ahora sonríe, habrá menester aromas con que embalsamar el cadáver.

Evidencia no-bíblica

 

Los tratadistas citan al historiador y geógrafo griego,  Heródoto de Halicarnaso (484 – 425 a. C. ) para establecer el significado de los Magos como la casta sagrada de los Medos que proveían de sacerdotes para Persia y, dejando de lado vicisitudes dinásticas, siempre mantuvieron sobre sus dominios influencia religiosa.

Es necesario señalar que al jefe de esta casta, Nergal Sharezan, Jeremías da el título de Rab-Mag, «Mago-Jefe» (Jeremías 39, 3; 39, 13, en el hebreo original).

Tras la caída del poder de Asiria y de Babilonia, la religión de los Magos perdió influencia en Persia. Ciro sometió totalmente a la casta sagrada; su hijo Cambises la reprimió severamente.

Los Magos se sublevaron y pusieron a Gaumata, su jefe, como Rey de Persia con el nombre de Smerdis. Sin embargo, fue asesinado (521 a. C.), y Darío fue nombrado rey.

La caída de los Magos fue celebrada en Persia con una fiesta nacional llamada magophonia pero su influencia religiosa continuó en Persia a través del gobierno de la dinastía Aquemenida.

No se descarta que en tiempos del nacimiento de Cristo, los magos  tuvieran gran influencia  bajo el dominio parto, incluso formaron uno de los dos consejos del Imperio parto.

Evidencia bíblica

 

La palabra magoi frecuentemente
tiene el significado de «mago» en el Antiguo y  el Nuevo Testamento (ver Hch 8, 9; 13, 6, 8; también los Setenta en Daniel 1, 20; 2, 2, 10, 27; 4, 4; 5, 7; 11, 15). San Justino (Tryph., lxxxviii), Orígenes (Cels., I, lx), San Agustín (Serm. xx, «De epiphania») y San Jerónimo (In Isa. xix, 1) .

En estos escritos se encontró el mismo significado en el segundo capítulo del evangelio de San Mateo, aunque esta no es la interpretación común.

En el siglo III

 

Ningún Padre de la Iglesia ha sostenido que los Magos tenían que ser reyes, como señalan las tradiciones cristianas posteriores.

Recién en el siglo III es que Florente Tertullianus, castellanizado como Tertuliano (155-230) afirma  que fueron de estirpe real (fere reges), por lo que se concluye que se trata de una evidencia no bíblica.

La Iglesia Católica en su liturgia aplica a los Magos las palabras: «Los reyes de Tarsis y de las islas ofrecerán presentes; los reyes de Arabia y de Saba le traerán sus regalos: y todos los reyes de la tierra le adorarán» (Salmo 71, 10).

Sin embargo esta utilización del texto bíblico refiriéndose a ellos no prueba más que eran reyes que viajaban desde Tarsis, Arabia y Saba. Como frecuentemente sucede, una acomodación litúrgica de un texto ha venido a ser considerada con el tiempo una interpretación auténtica fuera de él.

El temor posterior a que se confundiera a los Magos con hechiceros no tenía sentido en la época en que nació Jesús, aunque sí para los siglos posteriores, lo que habría revelado la metamorfosis de la palabra.

La religión de los Magos era fundamentalmente la de Zoroastro y prohibía la hechicería; su astrología y habilidad para interpretar sueños fue ocasión de su encuentro con Cristo» , de acuerdo a los estudios teológicos del Avesta.

En los siglos posteriores ocurrirían cambios asombros que fueron perfilando a los Tres Reyes Magos, como los conocemos actualmente.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: