Posted on diciembre 12, 2008. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

En torno a la tierna figura de  Papá Noel, el gordito bonachón que  siembra de ilusiones a los niños de todo el mundo, se ha levantado una industria  que moviliza miles de millones de dólares en Nochebuena, comercializando sin pudor  la tradición de los aguinaldos navideños que dejase San Nicolás.

El bombardeo publicitario en la televisión, radio y prensa escrita se convierte en verdadero dolor de cabeza para los padres de escasos recursos económicos, quienes se ven obligados a reunir dinero para que sus hijos no se sientan desdichados,  si no reciben los “regalos navideños”.

El mensaje de amor, unión y paz de San Nicolás, es utilizado por  los grandes industriales en el bombardeo alienante publicitario , con el  objetivo de alimentar un consumismo compulsivo que les dejará millonarias ganancias.

La comercialización

 

En 1902 el estadounidense L. Frank Baum's publica su libro infantil The Life and Adventures of Santa Claus donde se relata  la historia de cómo el anciabno gordito y bonachón se ganó la inmortalidad, al igual que su título "Santa".

En ese entonces, Santa Claus ya figuraba en el imaginario popular y su nombre era coreado en canciones infantiles, de lo que se aprovecharon algunas tiendas comerciales y fábricas de juguetes, aunque a niveles pequeños.

En  1931 la empresa Coca-Cola avizora el potencial `publicitario del gordito bonachón y encargó al pintor Habdon Sundblom que remodelase la figura de Santa Claus/Papá Noel, para hacerlo más humano y creíble.

No obstante, es necesario aclarar que es una leyenda urbana la creencia de que el color rojo y blanco de Santa Claus tenga su origen en los spots de la Coca-Cola , aunque es indudable que contribuyó a la popularización de estos colores.

Hay muchas ilustraciones anteriores, como la de Thomas Nast [1] (1869) o St. Nicholas Magazine (1926), además de las antiguas representaciones religiosas del obispo San Nicolás, en las que es común el color rojo y blanco de la vestimenta religiosa.

Sin embargo, a principios de 1900, el verde era el más usado en la representación de la indumentaria de Santa Claus, hasta que la campaña masiva de la Coca Cola impuso el rojo y blanco. Pero, reiteramos, los publicistas no fueron los primeros en representarlo con estos colores.

Incluso, otras compañías ya habían utilizado esa misma imagen en anuncios publicitarios, como la empresa francesa de neumáticos Michelin.

La leyenda actual

 

Debido a que la historia empezó en el Hemisferio Norte, la versión de que Papá Noel viviría en el Polo Norte se impuso dejando de lado otros lugares cercanos postulados como su hogar: Laponia sueca, Laponia finlandesa y Groenlandia.

Inicialmente se  decía  que el moderno Santa Claus vivía junto a la “señora Claus” y una gran cantidad de Duendes navideños, que le ayudan en la fabricación de los juguetes y otros regalos que le piden los niños a través de cartas.

La supuesta “señora Claus” ha ido quedando en el olvido y solo en muy pocos lugares se le recuerda.

Como era necesario que llevase toneladas de juguetes, se proporcionó a Santa Claus un saco mágico, con lo que solucionó el problema de repartir miles de regalos a las 00:00h del día 25 de diciembre.

El transporte no es ningún obstáculo porque el anciano bonachón cuenta con un trineo mágico volador, tirado por "renos navideños", liderados por Rodolfo (Rudolph), que ilumina el camino con su nariz roja y brillante. Fue  el último en ingresar a la leyenda.

Para entrar a los hogares de los niños tiene la capacidad de  transformarse en una especie de humo mágico; y así deslizarse por la chimenea u otro orificio de las casas.

Niños buenos

 

Desde su morada en el Polo Norte, Santa Claus tiene un potente telescopio que le permite observar a los niños de todo el mundo y saber quiénes tienen buen comportamiento.

Como la tarea es ardua, cuenta con la ayuda de los duendes, quienes también fabrican niños, así como de otros seres mágicos.

Si un niño se ha comportado mal, se afirma  que quien lo vendría visitar sería el Carbonilla, y no Santa Claus; y como castigo le regalaría a los niños malcriados solo carbón.

En Holanda, llega  en barco desde Madrid (España), por el río Manzanares y desembocando en el Mar Cantábrico.

En Emden (Niedersachen), se desplaza  en trineo desde Gijón (Asturias) regalando botellas de sidra y frixuelos a los niños buenos. A los que se han portado mal, les regala salchichas alemanas y cerveza rancia.

En Islandia deja un pequeño regalo en un zapato que los niños dejan en el filo de la ventana.

¿ Y los Reyes Magos?

 

La imagen de  Papa Noel se ha impuesto, de tal manera, que terminó desplazando a la fiesta de los Reyes Magos del 6 de enero, fecha en que solo en algunas regiones, se acostumbra regalar aguinaldos navideños a los niños.

Los recordados Gaspar, Melchor y Baltasar, además de entregar sus ofrendas de incienso, oro y mirra al Niño Jesús, eran considerados como los que traían regalos a los niños, hasta que el publicitado Santa Claus los sacó de circulación.

En muchos países se celebra la “Bajada de los Reyes Magos”, para empezar a desarmar el Nacimiento, pero lo cierto es que fueron desplazados por la leyenda de Papá Noel, algo que hubiera horrorizado a San  Nicolás, sobre todo por la comercialización  de su personaje.

Cualquiera sea la historia que  trae a Santa Claus  a los hogares, donde los niños esperan con ansiedad  su llegada, el mensaje de amor y paz no debe ser enajenado por la compra compulsiva de juguetes.

Que la Navidad una a la familia y Papá Noel no acabe estrellado en el muro del mercantilismo.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: