Posted on diciembre 14, 2008. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

Pocos saben que miles de misivas escritas por niños de los cinco continentes a Santa Claus, llegan a una pequeña población de Alaska, que lleva el nombre de North Pole y en donde,  hasta los postes son pintados de rojo y blanco, en homenaje al gordito bonachón de la Nochebuena.

En el imaginario de los niños, el buen Papá Noel vive en el Polo Norte, donde recibe las cartas de los niños, mientras decenas de duendes fabrican los juguetes que serán repartidos a las 00 horas del 25 de diciembre.

Generalmente las misivas de los pequeños  quedan en las manos de sus padres  pero, aunque parezca increíble, más de cien mil niños recurren al servicio postal para enviar cartas a Papá Noel, con su dirección en el Polo Norte, o sencillamente dirigido a "Santa" sin otra especificación.

North Pole

 

A pesar de su nombre, esta pequeña ciudad, de unos dos mil habitantes, se encuentra a más de  2.700 kilómetros al sur del verdadero polo norte de la Tierra. Sin embargo  la llegada de las cartas a Papá Noel es un acontecimiento que se celebra fervorosamente cada año.

Meses antes de la Navidad, sus residentes se preparan para recibir la Nochebuena.  Los postes de electricidad de la ciudad están pintados con los colores rojo y blanco,  como bastones de dulce rayados.

Las principales calles  llevan los nombres de Santa Claus o Kris Kringle, un personaje similar, pero de inspiración germánica.

De otro lado, han surgido “casas de Santa Claus” que, en esta época del año, se convierten en atracción turística y en donde, por tradición, no se cobra por los ingresos para no empañar el mensaje de amor, unión y paz.

Dejar de lado ese espíritu mercantilista ha determinado que cada vez fluyan más turistas quienes , sin que nadie se los solicite, buscan  donde depositarsus donativos para embellecer la ciudad.

La Oficina Postal

 

Desde hace un mes, la oficina de correo de esta pequeña ciudad del interior de Alaska está recibiendo miles de cartas dirigidas al personaje más popular entre los niños durante esta época del año, incluyendo misivas sin dirección e incluso sin estampilla postal.

Esta tradición se ha difundido de tal manera que actualmente el Servicio Postal de Estados Unidos hace la excepción con las cartas sin estampilla , dirigidas a Santa Claus, y las envía de todos modos a la ciudad de North Pole.

El promedio de las cartas recibidas de 26 países es de 130 mil sin contar otras miles que llegaron sin dirección del remitente.

A partir del 2005, aquellos niños que sí incluyeron su dirección propia en la carta recibieron una contestación con un matasellos del Polo Norte.

Los “duendes” vivos

 

El volumen de cartas para una sola persona es  apabullante si tenemos en cuenta que la  comunidad tiene unos dos mil residentes. No obstante hay decenas de voluntarios que se ofrecen a cumplir el papel de “duendes” de Santa Claus.

Gabby Gaborik es uno de los  voluntarios que creen en la magia que representa "Santa" para los niños, así que junto con sus compañeros abren canastas repletas de cartas, con hasta 12.000 de ellas al día.

Por esa razón, los voluntarios trabajan a marchas forzadas para enviar contestaciones impresas previamente a aquellos niños que incluyeron su propia dirección en el sobre.

"Intentamos mantener su mística, asi que firmamos como los duendes y los asistentes de Santa", agregó Gaborik.

Durante sus 10 años como "duende", Gaborik ha visto todo tipo de cartas. Hay niños que quieren los juguetes y artilugios más recientes que salen en televisión, pero también otros que piden milagros, como huérfanos que quieren que les devuelvan a su madre para Navidad o a su padre muerto, aunque haya sido un soldado estadounidense abatido en Irak.

Agregó que han muchos niños que dicen lo buenos que han sido durante el año. Algunas de las cartas incluyen un dólar para cubrir el costo de la estampilla de la contestación.

Hermosa carta de Navidad

 

Entre las cartas más hermosas que enviaron los niños a Santa Claus, destaca la misiva que llegó hace pocos años con un matasellos de Michigan pero sin ninguna dirección del remitente.

Gaborik recuerda emocionado que en su interior había un giro postal de mil dólares y una nota anónima que decía: "Si usted es quien dice que es, entonces le dará buen uso a esto".

Son estos bellos ejemplos de solidaridad y pureza que impulsan a los “duendes” voluntarios, que abren y leen con paciencia todas las cartas enviadas a Santa Claus.

Algunos no pueden evitar derramar lágrimas por la emoción ante tanta ternura. Yes que la Navidad obra milagros en todo el mundo con su mensaje de paz, amor y esperanza.

 

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: