Incienso: ofrenda a Jesús, contra el asma y la anemia

Posted on diciembre 18, 2008. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

Junto con la mirra, el incienso es la ofrenda de los Reyes Magos al Niño Jesús, aunque su fama se remonta al alba de las civilizaciones. Su resina aromática es antioxidante, antiinflamatoria, depurativa, hepatoprotectora, contra el asma y la anemia, entre otros usos medicinales.

Sin embargo, por su fragancia y virtudes sedativas, ha sido utilizada por casi todas las religiones del mundo conservándose, a través de los siglos, el arte de manufacturar sahumerios tan puro como en sus comienzos y es obligado en las procesiones religiosas  donde se mezcla con las más exquisitas esencias de  flores, plantas y especias.

Se considera que su aroma favorece la meditación, rechaza las energías negativas, aumenta la claridad del espíritu, alivia angustias, tensiones nerviosas y depresiones.

El incienso se menciona desde los vedas, la más sagrada y antigua escrituras religiosas del mundo, asi como en las lápidas puestas en la Esfinge en Egipto antiguo alrededor de 1530 AC.

En el Nuevo Testamento aparece en uno de los más notables acontecimientos: cuando la visita de los Reyes Magos a Jesús recién nacido:

"Y al entrar a la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra".

Una ofrenda similar hizo el rey sirio Seteuco Callinico II, cuando obsequió al templo de Apolo de Mileto mirra y más de diez talentos de incienso.

Tan importante ha sido considerado que Herodoto, padre de la Historia, nos cuenta sobre la gran derrota de los árabes frente a Darío I, y que como tributo de guerra, obligó a éstos a que pagasen anualmente mil talentos de incienso.

Retornando al Nuevo Testamento, en el Libro de las Revelaciones o Apocalipsis de San Juan (8:3-5), el Séptimo Sello, leemos:

"Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un inciensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del inciensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra, y hubo truenos y voces, relámpagos, y un terremoto".

El texto citado pertenece a la narración sobre el Séptimo Sello: el número siete simboliza la organización, la producción, el triunfo, la fecundidad. Abrir el Séptimo Sello es abrir lo que los orientales llaman "El Loto de Mil Pétalos".

 

Características

 

Pertenece a la familia de la Boswellia; así, tenemos en China el uso de la Boswellia Sacra, en Abisinia la Boswellia Papirifera, en la India la Boswelia Serrata, y en Oriente Medio y África del Norte la Boswelia Carterii.

Boswellia Serrata es un árbol leñoso, de gran tamaño, muy abundante en zonas secas y áridas. Su exudado, conformado por una resina de textura gomosa, ha sido empleada tanto en el Antiguo Egipto como en Grecia y Roma para aliviar enfermedades incluyendo bronquitis, trastornos intestinales e infecciones.

Casi todas las especies son de hojas caducas, alcanzan una altura de 2 a 8 metros, con uno o varios troncos. Su corteza tiene la textura del papel y se extrae fácilmente. Las hojas compuestas crecen a lo largo de las ramas en forma opuesta. Sus diminutas flores, de un blanco amarillento, aparecen reunidas en racimos axilares; están compuestas de cinco pétalos de diez estambres y un cáliz de cinco dientes.

El fruto es una cápsula de, aproximadamente, 1 cm. de largo.

Crecen en las pendientes escarpadas desarrollan un muñón, en forma de cojín, en la base del tronco que se adhiere a la roca y le asegura una cierta estabilidad.

 

Compuestos

 

El exudado de la corteza presenta una fracción gomosa ácida (27-35%) y otra resinosa (60-70%) que da lugar al aceite esencial (3-10%) con abundantes hidrocarburos terpénicos (dipenteno, limoneno, etc), triterpenos (ácidos boswéllicos), cetonas y sesquiterpenos.

Investigaciones recientes  en destacadas universidades europeas, han logrado sorprendentes resultados utilizando extractos. Se ha comprobado que los ácidos boswéllicos inhiben la producción de leucotrienos, sustancias químicas responsables de provocar la inflamación de los tejidos y su consecuente daño.

Las propiedades antiinflamatorias de la resina gomosa son atribuidas a la presencia de ácidos boswéllicos, los cuales han demostrado inhibir dos enzimas pro-inflamatorias:5 lipoxigenasa (generadora de leucotrienos inflamatorios) y Elastasa leucocítica humana (HLE)

El HLE es una proteasa sérica, que da inicio al daño de los tejidos, que a su vez dispara el proceso inflamatorio.

 

Propiedades medicinales

 

Antioxidante
Antiinflamatoria articular y de las vías urinarias
Alivio del dolor
Antiviral
Antifúngica
Antiséptica/ antimicrobiana
Depurativa
Tonificante/ estimulante de la circulación sanguínea
Hepatoprotectora/ diurética
Reumatismo crónico
Artritis/ inflamaciones
Colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn (tuberculosis intestinal)
Asma bronquial/ problemas respiratorios
Trastornos hepatobiliares
Alergias

Envejecimiento

 

Una de las consecuencias naturales del envejecimiento es el desgaste de las articulaciones, así como el incremento en el dolor de las mismas. Esta afección es contrarrestada con dos de los más nobles extractos vegetales: Boswellia y Turmeric.
 

Inflamaciones, heridas

 

Su amplia variedad de propiedades incluye su uso en casos de dispepsia (dolor en la parte superior del abdomen), constipación, diarrea, flatulencia, presencia de oxiuros, desórdenes respiratorios y como promotor de la cicatrización de heridas. A su vez, es ampliamente utilizada en casos de prostatitis (inflamación dolorosa y molesta de la próstata).

En el caso de inflamación de tejidos, hinchazones y esguinces, ha probado ser altamente efectivo.

 

Dolores

 

No es un analgésico sino que: actúa directamente sobre la inflamación, causa directa del dolor. reduce el hinchazón de las articulaciones y la rigidez matinal.
aumenta la movilidad bloqueando la síntesis de los Leukotrienos por vía de la enzima 5-lipoxygenasa, como hemos señalado.

Los leukotrienos están implicados en numerosas enfermedades inflamatorias: provocan la inflamación, acelerando el daño oxidativo radicalario, la dislocación del calcio y las reacciones de autodefensa.

¿Sabías que…?

Los hebreos le llamaban lebonah, los griegos libanos, los árabes luban y los romanos olibanum; en todos los idiomas significa lo mismo, esto es: "blanco". Sin embargo en la actualidad se le llama incienso, nombre que deriva del vocablo latino incendoere, es decir, "encender, quemar, incendiar, prender fuego, iluminar".

Hace alrededor de quince siglos, los egipcios viajaban al país de To-Nuter para buscar incienso.

Las historias narran que el rey Rama-Ka llevó a su tienda arbolitos pequeños de incienso, los sembró cuidadosamente a la hora precisa, bajo los augurios estelares y logró de esta forma perfectos y esbeltos árboles de excelente madera y gomorresina.

Los fenicios, siendo grandes navegantes y comerciantes, llevaban siempre en sus embarcaciones leños de incienso para comerciar con el mundo conocido.

Alejandro Magno,  al tomar la ciudad de Gaza, acumuló entre los preciosos objetos del botín de guerra 500 talentos de incienso y 100 de mirra.

Uno de los datos más notables proviene de Nerón: se dice que habría quemado impresionantes cantidades de incienso ante el sepulcro de Popea.

En la mitología grecorromana también está presente el incienso: Leucotoe, la hija de Arcamo y de Eurinoma, se entregó en amores al bello y codiciado Apolo. Cuando Arcamo supo de tal deshonroso acontecimiento, la enterró viva llevado por la mayor ira. Pero el dios Sol, para honrar a la infeliz criatura enterrada viva, la convirtió en un frondoso árbol de incienso. Por esto, se tiene también que, astrológicamente, los planetas que rigen a este sagrado árbol son el Sol y su hijo predilecto, Júpiter; por lo tanto el signo zodiacal que le corresponde es Leo.

La obtención de la gomorresina del incienso se realiza haciendo una incisión en los troncos de los árboles de la Boswellia, de esta manera la resina fluye, se seca al contacto con el aire y se forman entonces pequeños granos redondeados de una coloración amarilla pálida y opaca, de textura quebradiza y cuyo diámetro no pasa de los 2 cm. Cuando los granos entran en contacto con el fuego se derriten, exhalando así su exquisito aroma.

Es una planta que tiene muchas aplicaciones en la actualidad, tanto esotérica porque, según dicen desde la antigüedad, el incienso tiene las propiedades de purificar el lugar en donde habite, además atrae el dinero y la suerte y aleja a las malas energías y a las malas presencias que llegan a las casas.

Era usado en Egipto, en el antiguo Israel y fue llevado a Japón por monjes budistas.  También se usa extensivamente en La India y China.    

Atrae los de mentalidad similar, fortalece el amor y los sentimientos de atracción y enamoramiento; propicia la amistad y los lazos de amor; y fortalece el interior de la persona.

Aunque no espanta fantasmas ni malos espíritus, espanta los malos olores muy bien y eso hace que el ambiente se sienta limpio después de usar incienso. Como es humo penetra a muchos lugares donde ni la escoba ni los desodorantes pueden entrar.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: