Fariseos en el poder y zelotes terroristas (II)

Posted on diciembre 22, 2008. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

Cuando nació Jesús, Palestina  se debatía entre fariseos aferrados al poder y zelotes que aterrorizaban bajo el pretexto de combatir a Roma.

El mosaico de las fuerzas políticas judías  que se enfrentaban en Palestina, bajo el yugo del imperio romano, se estremeció con Jesús, el Mesías anunciado en las profecías hebreas, sin comprender que su mensaje era de paz, amor y solidaridad, por encima de las mezquindades terrenales.

En ese entonces, la gran mayoría de los judíos creyentes soportaban con disgusto la presencia de los romanos, a los que consideraban impuros y paganos, por lo que esperaban la llegada del descendiente de David que los liberaría de los invasores.

Y es , precisamente, en la levantisca Galilea, donde Jesús empezaría su sagrada misión en la tierra, apartándose del camino del poder terrenal para la elevación espiritual, el amor y la solidaridad.

 "Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios", dijo. No le comprendieron.

Los fariseos

 

Frente a la religión petrificada de los saduceos, sacerdotes provenientes de las familias más ricas, en lo que sería la ultra derecha de nuestros tiempos, se contraponen  los fariseos que adaptaron la tradicional fe religiosa a los nuevos tiempos, convirtiéndose en un elemento innovador en la comunidad.

Se atribuían su inicio al período de la cautividad babilónica (587 a. C. – 536 a. C.) aunque algunos tratadistas sitúan su origen durante la dominación persa o los consideraban sucesores de los hasidim (devotos).

Se definieron como partido durante la revuelta de los macabeos contra los invasores sirios (167 – 165 a. C.) y , muchos años después, se enfrentaron a los saduceos que preferían defender sus intereses, bajo el manto de las rígidas leyes religiosas.

Los fariseos lograron que sus interpretaciones, como la resurrección,  fueran aceptadas por la mayoría y , con la invasión romana, prefirieron convivir con el poder imperial antes que dejar su puesto predominante como supuestos maestros y guías, en la religión hebrea.

De los antiguos fariseos surgió la línea rabínica ortodoxa de los doctores de la ley que fue la que redactó los distintos Talmud

Las crónicas relatan que el  líder fariseo Eleázar exigió que el saduceo Juan Hircano renunciara al sumo sacerdocio en un conflicto que se agudizó durante los reinados de los hijos de éste, Aristóbulo I (104-103 a. C.) y Alejandro Janeo (103-76 a. C.) Éste último reprimió un levantamiento popular e hizo crucificar a tres mil fariseos.

La viuda de Alejandro Janeo, Alejandra Salomé reinó del 76 al 67 a. C., rehabilitó a los sacerdotes fariseos y los hizo parte del Sanedrín , una especie  de senado judío, acrecentando su influencia política y religiosa.

Ante las intrigas y traiciones, en el 4 a. C. , los rebeldes Saddoq y Juan el Galileo se levantaron llamando a no pagar impuestos a Roma. La represión terminó con  dos mil rebeldes  crucificados.

No obstante su influencia permitió que consolidasen su  poder religioso, rivalizando siempre con los fariseos, aunque ambos bandos  tuvieron que aceptar a regañadientes, el yugo imperial de Roma.

Los zelotes

 

Su nombre en hebreo significa “celoso” y, tras las sangrientas represalias donde los rebeldes  eran crucificados, empezaron a formar una facción radical que proclamaba la lucha armada como única opción de luchar contra Roma..

Eran renegados y fanáticos que, en sus alucinaciones fundamentalistas, no vacilaron en confundirse con los asaltantes de caminos, en lo quen ahora se denominarían "aliados estratégicos", hasta que su movimiento clandestino empezó a concretarse como partido extremista poco después de nacer Jesús.

Algunos historiadores señalan que fueron uno de los primeros grupos terroristas en la historia por cuanto utilizaban el asesinato de civiles que, a su criterio, colaboraban con el gobierno romano, para disuadir a otros de hacer lo mismo.

Es decir, el mismo argumento repetido por terroristas a través de la historia. Una facción radicalizada conocida como los sicarios, se distinguió por su particular virulencia y sectarismo.

El historiador judío, Flavio Josefo, afirma que Judas el galileo, que se sublevó contra los romanos hacia el 6 d. de C., fue el fundador de la "cuarta filosofía", la de los zelotes.

Lo cierto es que esta facción extremista encabezó la Gran Revuelta Judía del 66-73 d. C, tomando el control de  Jerusalén hasta que la ciudad fue arrasada por los romanos, que destruyeron el Templo de Salomón , y tres años más tarde ocuparon la fortaleza de Masada, el último refugio zelote, tras el suicidio de sus defensores.

La aventura sediciosa llevó al suicidio colectivo ante los legionarios romanos, la destrucción total de Jerusalén, donde no quedó  piedra sobre piedra, salvo restos del Templo de Salomón, lo que provocó el éxodo de sus habitantes, conocido como  la diáspora judía, que acabó recién a mediados del siglo XX, es decir después de dieciocho largos siglos.

Los esenios

 

A mediados del siglo XI a. C, surgió una tercera congregación religiosa, los esenios, considerados por algunos historiadores como los precursores del cristianismo. Vivían completamente apartados y alejados.

El historiador romano, Plinio el viejo, afirma que ñas comunidades esenias se habían ubicado en el borde occidental del Mar Muerto, en el oasis de Engandi y en otras regiones entre Asiria y Palestina.

Su existencia se confirmó en 1947 con el hallazgo de papiros en Khirbet Qumran . Centenares de esos rollos fragmentados datan del siglo 11 a.C.

Los esenios hacían una vida comunitaria con excepción de un sector, los restantes permanecían en el celibato. Éstos eran los activistas; los otros contemplativos, pero ambos apiñamientos eran poseedores de acrisoladas virtudes.

No ejercían el comercio, pero se destacaban como albañiles, carpinteros, tejedores, orfebres, distinguiéndose por la comunidad de propiedad y la práctica de la caridad.

Una de sus más grandes preocupaciones era protegerse de cualquier contacto con espíritus del mal, para poder preservar la pureza de sus almas. Fue esta actitud, esta estricta disciplina, esta absoluta negativa a mentir o a comprometerse, lo que les hizo objeto de muchísimas persecuciones a través del tiempo.

Se consideraban guardianes de las Divina
s Enseñanzas. Poseían un gran número de manuscritos muy antiguos.

Sin embargo,  preferían mantenerse aislados, sin enfrentarse a la brutalidad de los soldados romanos, los abusos y las intrigas de los fariseos, el terror de los zelotes.

El Nazareno no buscó a los saduceos que defendían sus riquezas ni a los fariseos que se aferraban al poder, creyéndose ser los únicos intérpretes de las sagradas escrituras.

No apoyó la violencia terrorista de los zelotes ni el aislamiento espiritual de los esenios. Jesús acudió al lado de los pobres y desposeídos, aunque por ello tuviese que marchar al sacrificio, como un verdadero redentor.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: