Flacidez de la piel, un fantasma para hombres y mujeres

Posted on enero 8, 2009. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

El deterioro de las fibras de elastina y colágeno de la dermis son las responsables de mantener la firmeza y elasticidad de la piel, desencadenando la flaccidez que se manifiesta en arrugas o piel caída especialmente en el cuello, parpados,  parte interior de los brazos o en la barbilla con el doble mentón, acrecentándose con la edad.

El efecto antiestético puede ser empeorado por la pérdida del tono muscular y los tratamientos varían desde las costosas y riesgosas cirugías plásticas hasta  tratamientos con cremas, masajes, dietas y métodos naturistas, todo lo cual varía en cada caso, en función del grado, ubicación, antecedentes y estado de salud de cada persona.

Suele hacerse evidente entre los 30 y 35 años, y se hace más pronunciado hacia los 40 y se considera como los principales síntomas de la flaccidez  la piel caída, papada, bolsas en la piel, arrugas en los  brazos, párpados caídos con ojeras, muslos, poca firmeza muscular, etc.

Causas

-Con el paso de los años la piel pierde su firmeza por la pérdida de calidad de sus células en las  que se produce una disminución del colágeno y de la elastina que constituyen la base que le da consistencia, por lo que es un proceso inherente a la edad.

-La falta de firmeza de los músculos se manifiesta en el aspecto exterior de la piel que aparece colgante.

– Los cambios hormonales que se van produciendo en la mujer a medida que se acerca o que alcanza la menopausia, son factores que desembocan en una menor firmeza de la piel respecto a la piel masculina.

 
La disminución del nivel de estrógenos que se produce en el cuerpo femenino a partir de los treinta años causa una acumulación de azúcar en la piel, que se enlaza y enreda con el colágeno. Las fibras de colágeno, que al principio son largas y suaves, se enroscan, pierden flexibilidad y dejan de cumplir como soporte.

– Los continuos cambios de peso, con periodos de adelgazamiento y aumento, producen un estiramiento de la piel.

 – Las carencias alimenticias, especialmente de vitaminas u oligo-elementos, pueden provocar una disfunción en la organización celular. Una alimentación inadecuada puede impedir la correcta nutrición con la consiguiente incapacidad de renovación celular.

-La exposición a las radiaciones ultravioletas y a factores medioambientales como la contaminación, provocan una reacción defensiva en la piel, que a la larga puede ser responsable de su envejecimiento prematuro. Las enzimas que la epidermis genera para defenderse de los radicales libres pueden atacar y destruir la propia elastina de la piel.  

-Con los años la piel pierde energía para renovar sus células al mismo ritmo. Este proceso compromete todas sus funciones. Entre otras, la de los fibroblastos, células de la dermis, que poco a poco dejan de fabricar colágeno y elastina. Estas proteínas que forman el colchón de la piel y son las responsables del estiramiento y recuperación, pierden sus facultades elásticas; se enredan, distienden y desorganizan. La pérdida de tensión interna provoca con el tiempo el aflojamiento de los tejidos, la pérdida de densidad de la epidermis y el hundimiento de los rasgos.

-El tejido graso: en la hipodermis se atrofian los tejidos conjuntivos y las células grasas disminuyen. La acción de la gravedad conspira contra la epidermis, que al volverse más fina y menos elástica, deja de ejercer como soporte de los tejidos grasos.

-Las partes blandas de la cara merman, pero los cartílagos y las zonas óseas no. Por eso, con los años parece que crecen las facciones; las órbitas están hundidas, la mandíbula y la nariz se pronuncian, los labios empequeñecen..

-El fotoenvecimiento (exposición a los rayos solares)  se nota a corto plazo en la superficie por la deshidratación, marchitamiento, manchas y finas líneas de expresión que producen los UVB. Las radiaciones UVA actúan en profundidad alterando las fibras de sostén, cuyo efecto se nota a largo plazo por la falta de densidad y firmeza.

 Tratamiento naturista

La fitoterapia consiste en la utilización de plantas que aporten los elementos nutritivos necesarios que alimenten las células de la piel.y las que poseen propiedades reafirmantes.
             
Higuera

 Para reafirmar la cara se recomienda  una mascarilla con pulpa de higo negro, al que se le pueden añadir unas gotas de limón.  Aplicar sobre el rostro durante 30 minutos y lavar con agua fría.

Cuajaleche

Planta herbácea que se aconseja para eliminar las pieles colgantes del cuello y de la cara. Decocción de un litro de agua por 30 gr. de planta seca durante 3/4 de hora. Aplicar compresas mojadas sobre la papada o la piel colgante de la cara durante 8 o 10 minutos. Luego lavar con agua fría.

Melón

Tonifica la piel y previene o mejora la flaccidez de la misma . Aquellas personas que poseen arrugas colgantes en el cuello, en los brazos, en las piernas etc. pueden recuperar parte de su tersura mojando con una gasa empapada en zumo de limón la parte colgante del cuerpo.

Avena

Se recomienda una mascarilla con harina de avena y miel a partes iguales sobre una yema de huevo. Aplicar durante 3/4 de hora y limpiar con agua fría.

Manzana

Se utiliza para realizar masajes de las zonas flácidas .Mezclar medio vaso de zumo de manzana con medio vaso de zumo de melón. Masajear las partes blandas.
             
Masajes

Estimulan la circulación de las zonas afectadas para favorecer la alimentación de las células e incentivar su renovación. La técnica es básicamente la misma que se aconseja para las arrugas de la cara

Se recomienda el  ejercicio físico habitual para reafimar los músculos, lo que se traduce exteriormente en un mejor aspecto de la piel.

¿Sabías que…?

Los chorros de agua a presión sobre las zonas más fláccidas ayudan a incrementar la circulación sanguínea, reafirmando la piel y los músculos.

En los casos incipientes o de menor intensidad, puede ser suficiente una combinación de dieta rica en fibras e hidratos de carbono compuestos: cereales, frutas y verduras, y pobre en azúcares simples y grasas, con ejercicios: como caminar, subir escaleras, ejercicio muscular con sobrecarga, y gimnasia localizada cuando el problema se concentra en piernas, abdomen y brazos

Tenga en cuenta que NO existe ninguna solución milagrosa ni hay “cura” científicamente comprobada. Algunas de las cremas que se ofrecen en el mercado podrán ayudarla, y otras serán una perdida de tiempo y de dinero. Desconfíe de quienes le prometen milagros.

En los casos de mayor intensidad puede ser necesario recurrir a intervenciones estéticas, que
dependen de la ubicación y gravedad del problema. Siempre tenga en cuenta que se trata de una CIRUGÍA, y que toda cirugía tiene riesgos que se debe asumir.

La liposucción ultrasónica, además de retirar grasa provoca un contracción de la piel y no sirve para todas las zonas porque puedan cicatrices a la vista.

La combinación de soft laser, peeling, mesoterapia y máscaras biotensoras (para el caso del cuello)

La técnica quirúrgica lifting cervico-facial se utiliza para levantar los tejidos del óvalo facial y del cuello. La incisión se realiza por delante de la oreja, por debajo del lóbulo, pasando por detrás de la misma y escondiéndose en el pelo.
El trabajo pasa por levantar la piel con su grasa y reposicionar los músculos en su sitio original. De esta manera, ya no hay que seccionar tanta piel y los resultados son más duraderos y naturales.

El postoperatorio requiere un vendaje en la zona tratada que se retira a los dos o tres días para contribuir a pegar los tejidos, retener la hinchazón y evitar hematomas. La inflamación dura 48 horas y los puntos se retiran a la semana en días alternos.

La técnica Armonic Lift se utiliza con excelentes resultados para reestructurar el óvalo y el cuello sin firmeza ni elasticidad. Se realiza con ultrasonido, método que mediante cánulas de titanio, licúa la grasa al tiempo que la aspira.  La ventaja es que produce una retracción del tejido, que literalmente vuelve a pegarse en la zona tratada.

En ese caso el resultado puede mejorar aspirando la grasa donde sobra e injertándola donde falta. Este tratamiento se realiza según la técnica de Colleman, que consiste en hacer dos implantes de grasa no manipulada en un espacio de dos meses. De esta forma, sin congelarla, ni centrifugarla, las células grasas duran más y el resultado es óptimo durante dos o tres años.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: