Plantas medicinales para las quemaduras solares

Posted on enero 9, 2009. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

La exposición prolongada a los rayos solares provoca dolorosas quemaduras cuyo tratamiento convencional con costosas cremas y analgésicos que alivian el dolor y disminuyen la inflamación puede tener una alternativa más barata, natural y menos riesgosa con la utilización de una serie de recursos naturales que ayudan a mejorar el estado de la piel y facilitar su recuperación.

Debemos tener en cuenta que estos tratamientos son de emergencia y, de ninguna manera,  evita que las prolongadas exposiciones a los rayos solares provoquen daños a la dermis que, a la larga, pueden producir el envejecimiento de  la piel , la aparición de manchas o arrugas e incluso melanomas o cánceres de piel.

Entre las plantas medicinales principales para el tratamiento de las quemaduras solares  tenemos:

Áloe o sábila

Es la más recomendada para estos casos porque alivia el dolor, reduce la inflamación, el enrojecimiento y previene la infección. Además es fácil de encontrar en parques, jardines o herboristerías.

Primero se obtiene el gel  cortando una hoja y apretándola con el borde no cortante
de un cuchillo sobre una superficie plana. El otro método es pelar la hoja y aplicarla suavemente sobre la quemadura.

Hamamelis

Conocida también como escoba o avellano de bruja por la semejanza del fruto con una avellana, tiene propiedades bactericidas y analgésicas. Aplicar agua de hamamelis sobre las quemaduras de poca consideración.

Lechuga

Posee propiedades analgésicas e hidratantes. Decocción de unas hojas en agua durante 15  minutos. Enfriar y aplicar el líquido con una gasa sobre la superficie afectada.
 
 

Llantén

Planta silvestre en parques y jardines donde algunos la consideran “mala hierba” por desconocer sus virtudes terapéuticas. La aplicación de una cataplasma realizada con hojas frescas machacadas alivia el dolor y ayuda a regenerar la piel.

Col

Recomendable por ser un excelente reconstituyente de la piel, especialmente cuando se mezcla con un poquito de aceite de oliva.  Machacar las hojas frescas y aplicarlas en forma de cataplasma sobre la quemadura. Cambiar cada 15 minutos.

Manzana

Es conocida no solo por sus virtudes nutritivas sino por ser eficaz contra las inflamaciones. Aplicar la pulpa en forma de cataplasma sobre la parte afectada. Cambiar cada cuarto de hora.
 

Avena

Elaborar una cataplasma de harina de avena con agua y aplicar sobre la quemadura.

Otros remedios populares

Baños con agua fría

Alivia el dolor y disminuye la sensación de calor general pero debe evitarse el agua helada.  No se recomienda la ducha porque la fuerza del agua suele ser desagradable, al caer en las zonas afectadas.

También se recomienda aplicar compresas con agua fría, no helada, para disminuir el dolor y la hinchazón.

Yogur

En zonas localizadas se puede aplicar una capa de yogur sobre la parte quemada y luego limpiar con agua fría.

Otro método es mezclar una taza de leche desnatada en un litro de agua fría. Mojar una compresa y aplicar sobre la zona afectada durante 20 minutos. Realizar una nueva aplicación cada 3 horas.

En caso de que las quemaduras solares afecten a los párpados, puede aplicarse bolsas de té.

Cremas solares

Las de tipo inorgánicas están constituidas por óxidos de cinc o titanio. Consiguen desviar los rayos solares, son poco agresivas para la piel y recomendables para los niños.

Las orgánicas poseen moléculas fotoprotectoras que absorben los rayos solares.

Es importante que estos protectores solares sean resistentes al agua y que no pierdan su eficacia con el roce de la piel con la ropa, la arena o cualquier objeto.

¿Cómo aplicarlas?

Las cremas solares deben aplicarse sobre la piel limpia y seca, extenderse uniformemente sobre toda la superficie que ha de ponerse en contacto con el sol una media hora antes de la exposición.

No es conveniente colocarse la crema en la playa con la piel mojada y sin dejar este espacio de tiempo para que esta actúe. Es importante que sean del tipo llamado " de amplio espectro" es decir que nos protejan contra las radiaciones UVA(onda larga) y UVB(onda media). La aplicación de estas cremas debe ser abundante para que proteja adecuadamente.

¿Sabías que…?

En la playa, hay que asegurarse que estas cremas estén preparadas para aguantar los efectos del agua, aún así es importante volver a aplicarse las mismas cada 2 o 3 horas. Se debe  tener en cuenta que tanto el agua como la arena son superficies muy reflectantes por lo que hay que incrementar el factor de protección.

Según la Organización de Consumidores, la mayoría de las personas se aplica unos 15 g como media, lo cual supone la mitad de crema de la que sería necesaria. Para un adulto se recomienda unos 35 g o el equivalente a unas 2,5 o 3 cucharadas soperas.

La costumbre de refrescarse con agua cuando se tiene la piel caliente no garantiza la protección contra los rayos solares. Muy al contrario, mojarse con agua incrementa los efectos negativos del sol al actuar las gotas de agua como lupas.

En días con nubes debe seguir aplicándose protección porque los rayos solares las atraviesan sin que nos demos cuenta.
.
Igualmente debemos protegernos cuando tenemos el cuerpo parcialmente introducido en el agua puesto que los rayos solares atraviesan el agua.

Las personas que ya están bronceadas también deben protegerse mediante cremas solares, puesto que, aunque la piel ya no enrojece, los rayos ultravioleta consiguen penetrar en la mismas ejerciendo sus efectos negativos.

Proteger la piel contra la acción de los rayos solares es necesario a lo largo de todo el año pero se hace especialmente obligatorio en verano cuando son más fuertes y exponemos la piel durante más tiempo.

Según la Organización Mundial de la Salud, en el año 2005, unas 100.000 personas murieron de cáncer – lo que representa más del 28 %   de las muertes totales. De todas ellas casi un 8 % de las mismas lo hicieron por cáncer de piel.

La cantidad de radiación que una persona recibe depende también de la que recibe reflejada por el lugar donde se encuentra. Así, por ejemplo, un paisaje nevado puede reflejar hasta el 80 % , la arena de la playa suele reflejar un 15 % y hasta un 25 %, el agua.
            
En general una quemadura leve no requiere atención médica. Una grave con la aparición de ampollas y, sobre todo, cuando van asociadas de fiebre, escalofríos y náuseas requiere una intervención médica inmediata.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: