Cuidado, la insolación o golpe de calor puede ser grave

Posted on enero 20, 2009. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

Un alegre día de playa o la práctica de deportes al aire libre puede terminar en una pesadilla cuando la exposición excesiva a la irradiación solar y fallas de los mecanismos del organismo para eliminar  el calor desencadenan un aumento de la temperatura corporal que, de no ser tratado a tiempo, podría provocar daños graves e incluso la muerte.  

Este riesgo es latente en  personas de cualquier edad pero es de mayor frecuencia en los niños precisamente porque juegan al aire libre y sus esfuerzos físicos podrían incrementar una deshidratación que no se percibe en su fase inicial.

La humedad

En ciudades como Lima, donde se registra un alto porcentaje de humedad que impide la evaporación del sudor, una causa,  aparentemente simple pero que puede dar más de una sorpresa desagradable.

En los climas secos este mecanismo funciona a la perfección y esa es la razón por la que en algunas regiones pareciera que no sudamos por la rápida evaporación, como en la sierra.

En zonas húmedas la evaporación del sudor se hace más lenta, incluso forma una fina película que no deja salir el calor del cuerpo con lo que se produce un círculo vicioso. Lo ideal es secarnos constantemente para favorecer la evaporación del sudor.

La insolación  puede desencadenarse por causa de ejercicios físicos, lo que se traduce en debilidad o mareos. También puede tener dolor de cabeza o aceleramiento de los latidos del corazón, deshidratación y orinar muy poco.

En condiciones de temperatura ambiental superior a los 37 ºC y de humedad relativa por encima del 60%, el riesgo aumenta notablemente.  

La baja ingesta de líquidos, la falta de aclimatación y de acondicionamiento físico y el no uso de protección solar adecuada, son factores que predisponen al desarrollo de un síncope por calor. 

Peligro mortal

La insolación es mucho más grave que un simple golpe de calor y puede ocasionar la muerte .Los afectados se muestran confundidos y a veces con fiebre y si no son atendidos a tiempo, pueden  tener convulsiones o entrar en coma.  

Habitualmente comienzan con cansancio, desgano, dolores de cabeza, nauseas y mareos.  

En un primer momento la transpiración es excesiva, por lo que la piel y la ropa están muy húmedas, pero poco tiempo disminuye notablemente y la piel se torna muy caliente, seca y enrojecida.  

El compromiso neurológico se caracteriza por un estado de confusión y desorientación, pudiendo llegar hasta el delirio y el coma.  

La frecuencia respiratoria y cardíaca se acelera, superando ésta última los 150 latidos por minuto. La temperatura corporal aumenta rápidamente hasta los 40 – 41 ºC.  

En los casos más graves, comienzan a fallar múltiples órganos y sistemas, como riñones, hígado, aparatos respiratorio y circulatorio fundamentalmente, pudiendo tener un desenlace fatal en muchos casos.

Para resumir, los síntomas son: cara congestionada, dolor de cabeza, sensación de fatiga y sed intensa, náuseas y vómitos, calambres musculares, convulsiones, sudoración abundante en la insolación que cesa en el golpe de calor; en este caso, la piel está seca, caliente y enrojecida, alteraciones de la consciencia (somnolencia), respiración y circulación.

Prevención y tratamiento

Es importante la realización de campañas de prevención para que la población tome conciencia acerca de los riesgos que puede acarrear el cuadro y que puede evitarse con una serie de medidas muy sencillas.

Estas medidas consisten en evitar las grandes exposiciones al sol, ingesta abundante de líquidos, usar vestimenta liviana y de colores claros, permanecer en ambientes ventilados y frescos y evitar las prácticas deportivas muy intensas expuesto a los rayos solares.

El tratamiento consiste en la disminución de la temperatura del cuerpo y evitar el daño orgánico. Para ello, en el mismo lugar en el que se desencadenó el cuadro, la persona debe ser colocada en un lugar fresco, sus ropas serán quitadas, se lo envolverá con sábanas o toallas mojadas y será colocada bajo la corriente de aire de un ventilador o aire acondicionado.  

Es importante controlar frecuentemente la temperatura corporal (cada 10 a 15 minutos), para evitar un descenso brusco y un cuadro de hipotermia.

Los medicamentos antipiréticos no deben ser utilizados, ya que no ejercen efecto alguno.  

La administración de líquidos debe comenzarse lo antes posible, para ello se mezclará en un litro de agua una cucharadita de sal. Deberán estar a temperatura ambiente, evitándose las bebidas muy frías y las alcohólicas.

Primeros auxilios

Es importante que la persona reciba tratamiento inmediatamente ya que la insolación puede provocar daños permanentes o la muerte. Existen algunas medidas inmediatas de primeros auxilios que usted puede tomar mientras espera que llegue ayuda, entre las que se incluyen las siguientes:

Colocar al paciente en un lugar fresco y ventilado, a la sombra.

Acueste a la persona en una zona fresca con los pies ligeramente elevados

Aplicar compresas de agua fría o bolsas con hielo en la cabeza, ingle y axilas.

Darle a beber agua fresca a pequeños sorbos.

Se recomienda líquidos intravenosos para compensar la pérdida de líquidos o de electrolitos.  

Generalmente se aconseja reposo en cama y la temperatura corporal puede fluctuar de forma anormal durante semanas después de la insolación.

Observación por parte del médico.

¿Sabías que…?

El agua y las bebidas deportivas son las bebidas más apropiadas pero se debe evitar el té, el café, las bebidas con gas y el alcohol, ya que pueden provocar deshidratación.  

Los ancianos, los bebés, las personas que trabajan al aire libre y quienes toman ciertos tipos de medicamentos son más susceptibles de padecer una insolación.  

Si usted piensa que tiene un golpe de calor trate de salir del ambiente rápidamente. Descanse en un lugar fresco y sombreado. Tome mucha agua y otros líquidos. NO beba alcohol. El alcohol puede empeorar el golpe de calor. Si no se siente mejor después de 30 minutos, debe ponerse en contacto con su médico. Si el golpe de calor no se trata, puede progresar a insolación.

Durante las actividades al aire libre descanse con frecuencia para tomar alguna bebida y rocíe su cuerpo con un aerosol para evitar el sobrecalentamiento.  

Intente pasar el mayor tiempo posible en casa en días muy calurosos y húmedos.  

Si vive en una zona con clima caluroso y tiene una enfermedad crónica, hable con su médico sobre las precauciones adicionales que puede tomar para protegerse de la insolación.

Utilice ropa ligera, de tejidos apretados, floja y de colores claros.  

Programe las actividades físicas al aire libre en las horas más frescas del día.  

Protéjase del sol utilizando un sombrero, gafas
de sol y sombrilla.  

Vaya aumentando gradualmente el tiempo que pasa al aire libre para permitir que su cuerpo se acostumbre al calor.  

Los niños tienen vulnerabilidad de la piel y el menor grosor de los huesos del cráneo los hacen mas susceptibles del daño solar directo que pudiese actuar sobre las meninges con todo lo que ello significa: cuadro de compromiso de conciencia, convulsiones, shock etc.. de ahí el colocar gorros de solapa ancha, los protectores, la sombra etc..

Use cremas protectora solar con un factor de protección contra el sol (SPF en inglés) de 15 o más.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: