Posted on enero 22, 2009. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

Si bien es cierto que las causas del envejecimiento son múltiples y constituyen un debate científico de larga data, la ciencia ha dado grandes pasos en el control de este proceso, especialmente en el campo nutricional y médico, al extremo de que el promedio de vida de 49 años, a principios del siglo XX,  ha aumentado más de 25 años.

Si en el año 2000 existían unos 600 millones de personas mayores de 65 años, se prevé que para el año 2050 el número sea de unos 2000 millones. Este prolongamiento de la esperanza de vida determinará que en el  2015 la tercera edad represente el 17 % de la población total de los países más poblados.

Proceso de la vejez

El organismo humano se ve sometido a una serie de agresiones que provienen de su propio metabolismo y del mundo exterior y que terminar por lesionar los órganos y acortar las condiciones ideales de vida.

Generalmente se considera vejez desde los 65 años de edad, en que comienza la jubilación, pero los científicos señalan que en realidad el proceso  se inicia a partir del llamado periodo de crecimiento que se extiende hasta los 20 años.

De los 20 a los 40, más o menos, se considera que el cuerpo se mantiene con los recursos acumulados anteriormente. A partir de esa década  el organismo comienza el periodo propio del envejecimiento que puede alargarse si una persona se cuida en mayor o menor grado.

Edad cronológica y biológica

Es imprescindible diferenciar estos dos términos debido a que , en la gran mayoría de los casos, por factores hereditarios o patrones alimentarios, la edad cronológica no se corresponde con la biológica.

La edad cronológica se establece en función del tiempo transcurrido desde el nacimiento por lo que se diferencia en años, con un criterio administrativo que tiene un valor social o legal más que biológico.

La edad biológica tiene un concepto fisiológico y corresponde al estado funcional de nuestros órganos comparados con patrones estándar para una edad. Por eso no es extraño observar a alguien que parece más joven de lo que realmente es por su edad cronológica.

Ello nos demuestra que este proceso  es distinto en unos individuos y otros, incluso cada uno de nuestros tejidos, órganos y sistemas envejecen a ritmo diferente en cada uno de nosotros.

Existe, además, el envejecimiento fisiológico y el patológico. El primero se relaciona exclusivamente con el paso del tiempo,  cambios en los órganos y  la presencia de alteraciones patológicas secundarias a enfermedades o por influencias ambientales.

El patológico es prevenible para llegar a las etapas finales de la vida en las mejores condiciones posibles desde los puntos de vista funcional, mental y social.
 
Aparato digestivo

Una serie de anomalías se producen en el aparato digestivo en la digestión y absorción de los alimentos como la disminución de la acidez y la salida, provocando mayores dificultades en la masticación y deglución de la comida. El funcionamiento del hígado pierde eficacia por lo que las digestiones son más largas y pesadas.

Se registra la disminución del sentido del sabor y del olfato, lo que determina que la cantidad de comida ingerida sea menor de la necesaria o  que las personas mayores tiendan a salar o endulzar abundantemente los alimentos.

Sistema circulatorio

El ritmo cardíaco es más lento provocando la  aparición de arritmias y que el corazón aumente de tamaño aunque pierde fuerza en el bombeo y las válvulas se vuelven más rígidas.

Paralelamente los vasos sanguíneos  se hacen más duros y menos flexibles, dificultando la circulación y aumentando el riesgo de anginas de pecho o infartos de miocardio. La presión sanguínea se eleva y la falta de permeabilidad de los capilares conlleva una menor absorción de nutrientes de los alimentos.

El volumen de la sangre disminuye, al contener menos agua, así como el número de glóbulos rojos por lo que el transporte de oxígeno hacia las células es menor lo cual produce una mayor fatiga. La cantidad de glóbulos blancos también se reduce y  los ancianos tienen menos defensas.

Metabolismo

La mala circulación causa la aparición de anomalías como una mayor presencia de varices, así  problemas metabólicos muy característicos, entre los que destacan una menor eficacia de los riñones,  intolerancia a la glucosa (lo que determina mayores posibilidades de sufrir diabetes), disminución hormonal, especialmente en lo que se refiere a las hormonas sexuales y la tiroides.

Cambios físicos

Aumento hasta en un tercio de la grasa corporal  que  deja de distribuirse uniformemente y se acumula alrededor de la cintura mientras que, paralelamente, disminuye el agua en el cuerpo, lo que conllevar a un peligro mayor de deshidratación y se dificulta la absorción de nutrientes.

La menor absorción de proteínas conlleva cambios importantes en los huesos y en los músculos. Igualmente el envejecimiento dificultad  la producción mediante el sol de la la vitamina D, que es necesaria para fijar el calcio a los huesos.
 
Los bronquios pierden elasticidad y los músculos respiratorios no resultan tan potentes, determinando una menor oxigenación del organismo, lo que conlleva a un esfuerzo mayor y a un cansancio superior durante las actividades físicas.

La piel se vuelve más fina, mucho menos elástica y más frágil debido a que la capa de grasa situada debajo de la piel también disminuye. Estos cambios se dan con mayor intensidad en las personas que se han sometido al sol durante más tiempo y en las personas que tienen la piel blanca y los ojos más claros.

Entre los cambios más habituales que se producen con el paso de los años destacan la aparición de manchas, piel reseca, arrugas, verrugas, flaccidez.

La calvicie y la aparición de canas se aceleran aunque en este proceso entran en juego no solo factores genéticos sino de otra índole, incluyendo los patrones alimenticios.
 
Entre todos los sentidos, la vista y el oído son los que sufren pérdidas más elevadas.

¿Por qué envejecemos?

Existen diferentes teorías que tratar de explicar porque se produce el envejecimiento, aunque se cree que este proceso podría estar debido a la suma de todas ellas. Las principales son:

1- Los radicales libres se producen como resultado de la oxidación celular. Los radicales libres alteran el ADN de las células, impidiendo la renovación celular o alterando su normal funcionamiento. En el proceso de envejecimiento estas partículas son las principales responsables de la aparición de las enfermedades degenerativas.

2- El deterioro del sistema inmunológico conduce a una mayor facilidad en el contagio y en la aparición de enfermedades que debi
litan y envejecen el organismo. Muchas enfermedades como el cáncer, el reumatismo o la diabetes podrían ser más comunes en ancianos según esta teoría.

3-La llamada teoría del error, la acumulación de errores genéticos, en un individuo determina el mal funcionamiento celular. Estos errores ya se encuentran en la propia herencia genética o pueden ser desencadenados posteriormente.

4- Efecto Hayflick : Para que el organismo se mantenga joven las células deben reproducirse de manera que las células jóvenes sustituyan a las viejas. Según esta teoría, cada especie tiene programada un número máximo de divisiones celulares de manera que, cuando las células dejan de reproducirse adecuadamente, el organismo no funciona bien. Las mujeres llevarían en su código genético la orden de divisiones celulares más prolongadas que los hombres, lo que les hace, en general, vivir más años.

5- El colágeno, o proteína fibrosa, configura la mayoría de los órganos, por lo que su mala formación proporciona falta de elasticidad y muchas anomalías corporales, como artrosis, problemas de corazón, arrugas, cicatrices mal curadas, huesos débiles, et.
 
Dieta con antioxidantes

Si bien es cierto que no existe un secreto mágico para permanecer siempre jóvenes tenemos a nuestro alcance sustancias que ayudan a retrasar o hacer menos palpable el paso de los años

El betacaroteno, la vitamina A, la vitamina C y la vitamina E defienden el organismo ante presencia de múltiples enfermedades y agentes nocivos como la contaminación, el alcohol, el tabaco y los rayos solares.

La vitamina C es muy necesaria para la salud de la piel, activar sus defensas y otorgar resistencia a las agresiones, particularmente intensas en verano, e interviene en la síntesis del colágeno, proteína que constituye el tejido cutáneo y le otorga sostén.

La vitamina E es el  antioxidante por excelencia, protege y ayuda a mejorar el tejido celular, contrarresta con eficacia el envejecimiento, ayuda a mejorar la circulación sanguínea, un factor determinante para la salud de la piel.

La piel es un órgano que tiene un metabolismo muy activo de ácidos grasos poliinsaturados. Los ácidos grasos esenciales aportan suavidad y elasticidad a la piel. Están presentes en la estructura de las células e intervienen en numerosos procesos metabólicos.
 
En cuanto a minerales y oligoelementos, el hierro es un mineral indispensable en la producción de la hemoglobina, gracias a la cual la piel tiene un buen color. El zinc es un nutriente muy importante para la salud de la piel. Participa junto a la vitamina A en la regeneración del tejido cutáneo, en la síntesis del colágeno y la elastina, componentes importantes del tejido conjuntivo de la piel encargadas de proporcionar elasticidad y tonicidad a la dermis.

Asimismo, los alimentos con magnesio ayudan a combatir los síntomas que provocan las situaciones de estrés y fatiga que afectan al equilibrio de nuestra piel.

No existe ningún otro alimento como las frutas y verduras que posean tantos antioxidantes que transformen tus células en fortalezas contra los radicales libres. Por eso, toma al día al menos 5 piezas de fruta, verdura o zumo de fruta.

Las 10 más ricas en antioxidantes son las paltas,  bayas (moras, fresas, frambuesas, arándanos), brócoli, las coles en general, zanahorias, cítricos, uvas (contienen hasta 20 antioxidantes, cebollas (sobre todo las moradas), espinacas y  tomates.

 
 

 
 

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: