Lo que debe comer y evitar para la memoria (II)

Posted on enero 25, 2009. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

La mayoría de los problemas de la memoria se debe a la falta de componentes, especialmente vitaminas, que son imprescindibles para la transmisión neurológica que, a su vez, puede ser obstaculizada por la presencia de un exceso de triglicéridos y colesterol.

Se ha establecido que los alimentos contaminados por pesticidas u otras toxinas tienen efectos nocivos al cerebro con la consiguiente pérdida de memoria. Además, en la edad avanzada se registran desequilibrios que conllevan a una menor absorción de las vitaminas,

Recientes investigaciones científicas concluyen que comer adecuadamente, junto con el resto de recursos naturales, no solo puede ayudar a conservar la memoria activa durante más años sino incluso  recuperarla. 

La milagrosa vitamina B

Esta vitamina se considera como la más importante para la salud mental  por lo que consumir alimentos que la contengan permitirá mejorar y conservar la memoria y concentración mental, logrando casos de remisión catalogadas como “milagrosas” por sus efectos  benéficos.

En este rubro destacan la  B1 ( Tiamina). B3 ( Niacina), l B6 ( Piridoxina) , B9 ( Ácido fólico) y la B12 ( Cobalamina) .

La colina es considerada un miembro de la vitamina B y  procede de la degradación de la fosfatidilcolina, que un componente de la lecitina. Es fundamental  para la formación del neurotransmisor acetilcolina,  necesario para el buen funcionamiento de los impulsos nerviosos en el cerebro.

Sin la colina se pueden producir desajustes en el cerebro que se manifiestan en forma de conductas no apropiadas, problemas emocionales y falta de memoria.

Los principales alimentos ricos en colina son los ajo,  cebollas, apio, maní, , espárragos,  avena, borrajas, zanahorias, soja, trigo, arroz, frijoles , guisantes, berenjenas,  habas y el maíz, entre otros-

Omega 3

Son ácidos grasos grasos esenciales y poliinsaturados que el organismo humano no los produce internamente. Muy importantes en la conservación y mantenimiento de las arterias y capilares.

Se encuentran en alta proporción en los tejidos de ciertos pescados (por regla general pescado azul), y en algunas fuentes vegetales como las semillas de lino y las nueces. Algunas fuentes de omega-3 pueden tener otros tipos como los omega-6. Inicialmente se les denominó vitamina F hasta que determinaciones analíticas más precisas hicieron ver que realmente eran lípidos.

La ingestión de alimentos ricos en ácido linolénico o complementos que contengan este principio rebaja los trigliceridos, disminuye el colesterol, previene la formación de coágulos en las arterias al impedir la agregación plaquetaria y disminuye levemente la presión arterial.

Precisamente muchos accidentes cerebrales, especialmente en ancianos, se deben a problemas en las arterias causados por una mala circulación.
 
Se recomienda comer pescado azul un par de veces por semana o ingerir aceites ricos en Omega-3, como el aceite de sésamo, de linaza, de soja o de
germen de trigo; o comer nueces, espinacas, almendras, pepinos, y lechugas.

Antioxidantes

Los radicales libres determinan la oxidación de las células y su posterior envejecimiento y degeneración por lo que  comer alimentos ricos en estos componentes mantiene la mente en buena forma.

La mayoría de frutas, verduras y hortalizas son muy ricas en estos componentes. Entre estos alimentos figuran  los tomates o las zanahorias, muy ricos en licopeno; los ajos, las cebollas, las manzanas, las coles, las peras, o las espinacas que contienen mucha quercetina; pimientos naranjas, limones, pomelos, etc con cantidades elevadas de vitamina C; las calabazas o las borrajas que contienen elevadas cantidades de carotenos, etc. 

Lo que debe evitarse

De la misma manera que existe alimentos con vitaminas que se recomiendan para la buena memoria también existen los que afectan las transmisiones neurológicas por lo que su consumo debe evitarse o reducirse drásticamente.

Alimentos ricos en grasa

Especialmente los que contienen grasas saturadas que afectan el  desarrollo de una mala circulación y  contribuye a la aparición de enfermedades del aparato circulatorio. Se incluye a los aceites saturados ( aceite de coco, aceite de palma, manteca de cerdo, mantequillas, etc) como a los alimentos que contienen este tipo de grasas ( Carnes grasas, embutidos, salchichas, leche entera o sus derivados, etc).

Azúcar refinada

Se debe evitar el exceso de alimentos ricos en azúcares, especialmente refinados, porque incide en el desarrollo diabetes o la caries dental, se transforma en grasa, contribuyendo al desarrollo de la obesidad y a una mala circulación.

Sin embargo el cerebro necesita azúcar para poder funcionar adecuadamente por lo se debe obtener  directamente de alimentos naturales, como frutas o cereales y no del que se pueda hallar en preparaciones industriales (pasteles, helados, etc.) Estos alimentos , además de contener azúcares
refinados, se caracterizan por poseer cantidades elevadas de grasas.

Productos artificiales

Se debe evitar al máximo los alimentos que contienen productos artificiales como  colorantes, conservantes o aditivos, los cuales tienen efecto oxidante sobre las neuronas y pueden contribuir a la perdida de memoria.

También es nociva la ingestión de agua que contenga muchos metales pesados que  pueden resultar tóxicos para la mente. Un agua de manantial garantizada o agua mineral serán necesarias cuando el agua potable contenga demasiados contaminantes.

¿Sabías que…?

Los alimentos ricos en pesticidas resultan también oxidantes y contribuyen a la falta de memoria. Es preferible sustituirlos  por alimentos de cultivos ecológicos. En caso contrario  lavarlos bien cuando se vayan a comer crudos y, en el caso de las frutas, es necesario pelarlas adecuadamente.

El uso excesivo de azúcar blanco y colorantes afectan al sistema nervioso y
podrían alterar el comportamiento. Se les relaciona en el caso de los niños con hiperactividad.
 
El alcohol, tabaco y las drogas deterioran el sistema nervioso con la consiguiente pérdida de concentración e inestabilidad emocional. Rompe las conexiones neuronales al igual que la anestesia química.

Una ingesta excesiva de proteínas -especialmente de carne roja y queso curado- reduce la producción de triptofano y serotonina lo que ocasiona un elevado grado de excitación en el sistema nervioso.

La fosfatidilserina forma parte de la composición de las neuronas y se va deteriorando con el paso de los años. Suplementos de este componente extraídos del cerebro de las vacas, se utilizaron para detener la pérdida de
memoria en ancianos . Sus efectos se producen al estimular la li
beración de neurotransmisores, fundamentalmente la acetilcolina.

Se comprobó en estudios comparativos que su uso ejercía un efecto positivo en el tratamiento de la depresión y que su ingestión habitual aumenta la capacidad de pensamiento y disminuye la perdida de memoria sobre todo en personas mayores.
Este compuesto solamente se extrae actualmente de la soja porque la aparición de la encefalopatía espongiforme bovina o " enfermedad de las vacas locas" hizo prohibir su extracción de este animal.

 En la actualidad la fosfatidilserina de soja se utiliza para tratar enfermedades del hígado ( cirrosis e insuficiencia hepática) y de la vesícula ( Litiasis biliar).
Hay  indicios que puede mejorar la memoria en casos de Alzheimer,

    

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: