Rosa mosqueta: regeneradora de la piel, previene arrugas, estrías y manchas

Posted on febrero 10, 2009. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

Este arbusto silvestre que crece en nuestros andes ha revolucionado al mundo de la medicina natural, nutrición y cosmética debido a que su aceite es un potente regenerador de la piel, elimina y previene arrugas, estrías, manchas y cicatrices como un peldaño hacia la mítica fuente de la juventud que buscaron  los hombres durante siglos.

Su aceite despierta gran interés en la comunidad científica  debido a que sus aplicaciones van desde la regeneración de tejidos dañados, el retardo en la aparición de líneas de envejecimiento prematuro y la prevención en la formación de arrugas, hasta el tratamiento de piel afectada por quemaduras o expuesta a radioterapia.

Pertenece a la familia de las rosáceas y , aunque es nativa de Europa,  crece en la cordillera andina, zona de libre contaminación donde los lugareños la bautizaron precisamente como rosa mosqueta.

Sus frutos se utilizaban para elaboración de dulces hasta que alrededor del final de la década de los años 70 del siglo pasado, se comenzó a estudiar las semillas que eran desechadas, encontrándose que la composición química del aceite era única y sorprendente como rejuvenecedora de la piel.

Características

Su nombre científico es Rosa Aff. Rubiginosa, y su crecimiento salvaje se ha propagado prolíficamente hasta los suelos más pobres en la zona patagónica de Argentina, debido a una resistencia que no tienen las otras variedades de las familias rosáceas.

Es de ramas delgadas y repletas de espinas, cuyos tallos y ramas están llenos de flores blancas y rosadas. Cuando sus pétalos caen, desarrolla un fruto rojizo de forma ovalada, repleto de unas enormes semillas (constituyen el 70% de su peso) de las que se extrae el aceite considerado como uno de los regeneradores dérmicos más poderosos.

Las  ramas arqueadas y con espinas violáceas son curvadas. Sus flores rosadas en pequeños racimos.

Componentes

El contenido de  Ácidos Grasos Esenciales (AGE) insaturados es muy elevado, con un 80%, de los cuales : 41%  linoleico, ,39%  linolénico, y 16%  Oleico, los cuales son nutrientes muy importantes en muchos procesos fisiológicos y bioquímicos relacionados con la regeneración de los tejidos y el crecimiento celular del ser humano.

Además tiene una función estructural, formando parte de los fosfolípidos de las membranas celulares de los tejidos del organismo, y son los precursores de las prostaglandinas y leucotrienos, a partir de la síntesis del Ácido araquidónico.

Presenta un alto contenido de vitamina C, ácido retinóico, carotenoides (forma vegetal de la vitamina A), flavonoides, pectinas, y otras sustancias como
polifenoles, riboflavina, etc.

Rejuvenecimiento

Estos ácidos son indispensables para zonas donde existen altos índices de proliferación de células nuevas, como es el rostro. El aceite es muy liviano absorbiéndose rápidamente por la piel mediante masajes suaves con la yema de los dedos. No tiene olor y es de muy buena textura para el tratamiento local.

El aceite regenera y nutre la piel eliminando arrugas no muy profundas y reduce cicatrices de cualquier etiología, redistribuye la pigmentación, lo que posibilita la eliminación de manchas, realiza acciones preventivas y correctivas del fotoenvejecimiento y de los problemas cutáneos debidos a sobre exposición a las radiaciones solares, mediante la autogeneración de melanina

Regulan los mecanismos de crecimiento celular y regeneración de tejidos, se ha encontrado que personas que padecen de piel y cabello seco ó eritemas faciales ó acné, presentan una carencia sistémica de éstos ácidos.

Redistribuye la pigmentación permitiendo la eliminación de manchas

Realiza acciones preventivas y correctivas al fotoenvejecimiento y problemas cutáneos por exposición a las radiaciones solares a través de la autogeneración de melamina.

En casos de quemaduras para ayudar a recomponer la tersura de la piel, etc.

Propiedades medicinales

Los ácidos presentes en la rosa mosqueta son conocidos como vitamina F, que corresponde a ácidos grasos esenciales de la serie omega-6,  responsables directos de la formación de prostaglandinas, necesarias para la respuesta y control del sistema inmunológico.

Tiene capacidad de revigorizar el fibroblasto, célula dérmica que produce colágeno, elastina, ácido hialurónico y responsable directo de la firmeza y elasticidad de la piel. Por esta razón es aconsejable en el tratamiento post-peeling, cicatrices, secuelas, cicatrices post-quirúrgicas, quemaduras, estrías
recientes, arrugas y cualquier condición en el que la piel necesite regenerarse con eficacia y rápidamente.

Por su alto contenido de vitamina C, se recomienda en personas fumadoras.

Realiza acciones preventivas y correctivas del fotoenvejecimiento, coadyuvando además, a la redistribución de la pigmentación, mejorando y uniformizando el color de la piel.

Se estudia la acción del aceite  en la prevención y combate de la celulitis porque contribuye a incrementar la  resistencia del tejido conjuntivo.

Uso interno

En infusiones, favorece la resistencia del organismo a las enfermedades, mejora los procesos enzimáticos y es un excelente reconstituyente de los tejidos.

Combate los resfriados y los casos de gripe, eficazmente, debido a su altísimo contenido en vitamina C (hasta 840 mg del fruto total).

Se aconseja en enfermedades depresivas, además es un diurético ligero y laxante.

Sus pétalos, en infusión acuosa, son recomendables como purgante, y para limpiar los riñones y la vejiga. Y se usa en la disolución de cálculos biliares y renales.

¿Sabías que…?

 
Los indios patagónicos utilizaban Rosa Mosqueta para mantener la lozanía de la piel, cicatrizar heridas, retrasar el envejecimiento y tratar diversas enfermedades, así como en la elaboración de dulces.

En el caso de las mujeres embarazadas se recomiendan suaves masajes en los pechos y abdomen, durante el último trimestre de gestación, para evitar las estrías.

El aceite es muy liviano y se absorbe rápidamente, además no tiene olor y tiene una textura ideal para el tratamiento local.

La planta es resistente, y tolera niveles de alcalinidad elevados en comparación con otras especies similares. No requiere suelo fértil ni buen drenaje, y es tolerante a la sequía y a numerosas enfermedades. Por su vigor, se la emplea a veces como radical para injertar otras especies.

Actualmente se vende las flores  tanto en hebras como en saquitos para la preparación del té que es rico en vitamina C, y que se puede guardar en botellas de vidrio por no más de siete días.

Otra forma de usar el té de mosqueta es en combinación con el hongo Kombucha, de esta fermentación obtendrá un producto  enriquecido y un gran aliado en el cuidado de su s
alud.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: