Virtudes curativas del magnesio (I)

Posted on febrero 17, 2009. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

Es uno de los minerales esenciales en el organismo, aunque en pequeñas dosis, para mantener el equilibrio energético en las neuronas y la transmisión nerviosa, así como ayudar a fijar el calcio y fósforo en huesos y dientes, entre otras propiedades medicinales.

Además, interviene en más de 300 reacciones enzimáticas,  en el metabolismo de los componentes de los alimentos, la transformación de los nutrientes complejos en sus unidades elementales y en la síntesis de numerosos compuestos bioactivos.

El magnesio está distribuido en nuestro organismo tanto dentro como fuera de las  células. En el primer caso participa  en la transmisión neuromuscular por lo que es esencial para  el buen funcionamiento del corazón  y , además, tiene una función primordial en la relajación muscular.

De otro lado, el magnesio intracelular forma parte de la matriz ósea e interviene  íntimamente en las acciones de la hormona paratiroidea y de la vitamina D3 en el hueso.

En  el siglo XVII, en la región británica de Epsom se descubrió  la riqueza de las sales minerales de sus aguas al comprobar que curaban heridas y erupciones en la piel, debido al sulfato de magnesio compuesto. De esa manera se popularizaron las  "sales de Epsom" que actualmente se usan  como exfoliante y suavizante de la piel.

Para que se desarrollen todas sus funciones se establece un rango de ingesta para la población adulta sana de 150 a 500 mg/día.

Propiedades curativas

Por sus efectos benéficos en la transmisión nerviosa, es un tranquilizante natural recomendado para el tratamiento contra el estrés y la depresión.

Previene los cálculos renales debido a su capacidad de movilizar el  calcio.

Actúa como un laxante suave y antiácido al aumentar el agua en los intestinos y ablandar las heces.

Contribuye a fijar el calcio y el fósforo en los huesos y dientes.

Es efectivo en las convulsiones del embarazo: previene los partos prematuros manteniendo al útero relajado
.
Interviene en el equilibrio hormonal, disminuyendo los dolores premenstruales.

Actúa sobre el sistema neurológico, favoreciendo el sueño y la relajación.

Autorregula la composición y propiedades internas(homeostasis).

Controla la flora intestinal y nos protege de las enfermedades cardiovasculares.

Es recomendable para  para quienes padezcan de hipertensión arterial porque contribuye con su tratamiento.

Deficiencia

Toda dieta  que aporte menos de 2000 calorías puede provocar la insuficiencia de magnesio, con los consiguientes riesgos a la salud.

Los síntomas más comunes de su carencia se traducen en  irritabilidad y la inestabilidad emocional, aumento y disminución de los reflejos, descoordinación muscular, apatía y debilidad, estreñimiento, trastornos premenstruales, falta de apetito, nauseas, vómitos, diarreas, confusión, temblores.

Provoca y mantiene la osteoporosis y las caries así como la hipocalcemia (reducción de calcio en sangre) y la eliminación renal de magnesio.

Debemos tener en cuenta que la  deficiencia de magnesio puede ser asintomática aunque, a menudo cursa con una amplia variedad de síntomas: tirones musculares, temblor, entorpecimiento y hormigueo. Con menor frecuencia se observan debilidad muscular, convulsiones, apatía y taquicardia.

Grupos de riesgo

Entre los  grupos poblacionales de riesgo figuran  quienes basan su dieta en alimentos refinados y procesados.

Personas hospitalizadas que han recibido prolongada nutrición parenteral (por vía intravenosa), especialmente si han padecido síndrome diarreico.

Asimismo los que sufren mala absorción intestinal crónica.

En los alcohólicos su organismo elimina el  magnesio por la orina aumenta.

Pacientes  en tratamiento crónico con diuréticos

La deficiencia puede ser provocada por  diarreas graves, insuficiencia renal crónica, y  diabetes y el abuso de diuréticos.

El exceso de calcio disminuye la absorción de magnesio por lo que no hay que abusar de la leche.

El exceso de fósforo también produce la mala absorción de magnesio así como también los fosfatos de las bebidas artificiales.

Metabolismo

Este mineral es básico para el transporte de los fosfatos del cuerpo humano y en los procesos con las enzimas.

La cantidad de magnesio en los adultos es de 25 mg. aproximadamente y se localiza, combinado con el calcio y el fósforo,  en las sales complejas de las que se componen los huesos.

Por esa razón la sangre contiene más calcio que magnesio pero los músculos poseen  más magnesio que calcio.

El magnesio absorbido por nuestro organismo se libera gracias a la función renal y a las heces. Un 45% ingerido en las comidas es aprovechado mientras que un 55% se deshecha. El intestino delgado y el estómago, el segundo en menor medida, son los encargados de la absorción.

Las tareas del magnesio dentro del cuerpo humano aluden al ATP (trifosfato de adenosina), molécula que consta de un grupo reducido de enlaces ionicos en las composiciones genéticas del ADN y ARN, lo que permite separar los glucocídicos para producir energía desde las células. Es primordial en la contracción y relajación muscular.

Otra función del magnesio es la disminución de la excitabilidad del sistema nervioso central al inhibir la liberación de acetilcolina. En cuanto al medio intracelular, el magnesio equilibra el ácido-base, participa de la actividad electrolítica celular, la respiración y los intercambios entre las mismas
 

¿Sabías que…?
 

 El magnesio es un metal el octavo elemento más abundante en la tierra y el segundo, después del sodio, en el mar.

Las sales de magnesio poseen acción laxante debido a que aumentan el contenido de agua del intestino, ablandan las heces y aumentan el movimiento intestinal, provocando la defecación.

Sin embargo, algunos especialistas consideran que el aspecto negativo, en ese caso, es que su uso continuado provoca  dependencia y el intestino se vuelve "perezoso" y no reacciona sin las sales por lo que se acentúa el estreñimiento cuando se interrumpe su administración.

El organismo adulto contiene de 20 a 28 gramos de magnesio de los cuales alrededor del 60% se encuentra en los huesos, el 26% en los músculos y el restante en los tejidos blandos y en los líquidos corporales.

A
unque este mineral se absorbe a lo largo de todo el intestino delgado, la mayor parte ocurre en el yeyuno (porción intermedia del intestino delgado).

Alrededor de las dos terceras partes del magnesio  ingerido se elimina por las heces. Por la orina se desecha la cantidad necesaria para mantener la concentración plasmática normal (1,5 a 2,1 miligramos/100 mililitros).

La recomendación para adultos es de 350 miligramos de magnesio diarios para el hombre y de 300 miligramos para la mujer. La población adolescente requiere un aporte diario similar al de la población adulta a fin de aportar magnesio en cantidad suficiente para el mayor crecimiento óseo.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: