Posted on marzo 3, 2009. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

A diferencia de las pesadillas causadas por traumas, los sueños son considerados mensajeros simbólicos del subconsciente, recepciones telepáticas e incluso se le otorgan carácter premonitorio, visiones sobre el futuro o fuga fantasiosa a los problemas que nos angustian.

La naturaleza de los sueños ha desconcertado a la humanidad desde los primeros tiempos y su interpretación estuvo a cargo de la casta sacerdotal, profetas y místicos hasta los adivinos de nuestra era, varios de los cuales han llegado a la cima del poder como Jeanne Dixon, astróloga y consejera onírica de Ronald Reagan, cuando era presidente de Estados Unidos, la mayor potencia del planeta.

En la antigüedad clásica, los sueños eran entendidos como revelaciones divinas o demoníacas, y podían además revelar el porvenir del sujeto que soñaba. Luego, desde Aristóteles  pasaron a ser una actividad del alma, y no de los dioses. Ya desde la antigüedad, con Artemidoro, los sueños incluso podían ser interpretados, o sea transformados en un lenguaje entendible.

En la Biblia

En el Libro de Daniel se relata que  Nabucodonosor, rey de Babilonia, despertó una mañana seguro de haber tenido un sueño, pero incapaz de recordarlo. Con la seguridad de que era de origen divino, llamó a sus sabios para que le contasen el sueño y su significado. Como ellos se mostraban incapaces de resolverlo, los amenazó con la muerte si fracasaban.

Daniel, famoso por su conocimiento de visiones y sueños, rogó para que Dios le revelara el sueño, y esa noche tuvo una visión. Vio una imagen con la cabeza de oro, el pecho y los brazos de plata, el vientre y los muslos de bronce, las piernas de hierro y los pies parte de hierro y parte de arcilla.

La imagen fue destruída por una roca, que se convirtió en una montaña y cubrió  la Tierra. El rey reconoció su sueño y Daniel lo interpretó así: la cabeza de oro representaba el gobierno , y las otras partes de la imagen,  el declive del reinado bajo los sucesivos regímenes , finalizando con su destrucción. El siguiente sería establecido por Dios. El monarca rindió tributo a Daniel y lo ascendió a un alto cargo. Al hijo, Belsabar, también interpretó sus visiones.

El patriarca Jacob, cuando huía de su sanguinario hermano Esaú , a quien había engañado acerca de su primogenitura, durmió en el desierto y soñó con una escalera  tendida desde la tierra al cielo, por la que los ángeles del Señor subían y bajaban, mientras él permanecía en lo alto.

Dios le dijo a Jacob que la tierra en la que yacía sería para él, y le prometió: "de aquí y de ti surgirán todas las familias de la Tierra". El sueño le inspiró pánico pero luego se convirtió en realidad al ser el antecesor de todas las tribus de Israel.

Es conocido el sueño del faraón de Egipto que fue interpretado por José,  y en el que veía a siete vacas enormes siendo comidas por siete vacas delgadas, y siete espigas con granos a rebosar siendo devoradas por siete espigas secas y sin grano alguno. La interpretación era que tras una época abundante vendría otra muy mala y de carencias.

San José, esposo de María, soñó que el hijo que esperaba su esposa  era obra del Espíritu Santo. En su segundo sueño se le comunicó que Herodes buscaba al niño Jesús para matarlo, y que debido a ello debían huir a Egipto. Luego en un sueño posterior supo que Herodes había muerto, por lo que podía retornar con tranquilidad a Nazaret.

Freud

Sigmund Freud decía que a lo largo de la historia, hubo tres grandes humillaciones. El descubrimiento de Galileo, que no somos el centro del Universo; el descubrimiento de Darwin, que no somos la corona de la creación; y su propio descubrimiento que no controlamos nuestra propia mente.

Uno de los hallazgos más importantes es que, las emociones enterradas en la superficie subconsciente, suben a la superficie consciente durante los sueños, y que recordar fragmentos de los sueños pueden ayudar a destapar las emociones y los recuerdos enterrados.
 
Señalaba  que los sueños son una forma de realizar deseos, y que muchos deseos ,son el resultado de deseos sexuales reprimidos o frustrados. En su opinión, la ansiedad que rodea dichos deseos hace que algunos sueños se conviertan en pesadillas.
 
A lo largo de su obra más conocida, La Interpretación de los Sueños, Freud mantiene que todos los sueños representan la realización de un deseo por parte del soñador, incluso las pesadillas. Hay sueños negativos de deseos, donde lo que aparece es el incumplimiento de un deseo.

Según su teoría, la "censura" de los sueños produce una distorsión de su contenido. Así que lo que puede parecer  un conjunto de imágenes sin sentido puede, a través del análisis,  ser un conjunto de ideas coherentes.

En ese sentido, considera que la  labor de interpretar no recae sobre todo el sueño en su conjunto ,  sino sobre sus partes componentes, basándose en una especie de libro de los sueños, donde cada cosa soñada significa tal otra cosa en forma rígida, sin considerar la peculiaridad de cada sujeto.

El deseo aparece disfrazado en el aspecto manifiesto del sueño, en lo efectivamente soñado, proceso denominado 'deformación onírica'.

Lo inexplicable

Esta teoría freudiana sin embargo,  solo explicaba en parte el mecanismo de los sueños,  pero dejaba sin respuestas al origen de los mensajes telepáticos o visiones del futuro que, por el gran número de casos, no podían ser considerados como meras coincidencias.

Los científicos han explicado los sueños telepáticos como que serían  la percepción del mensaje de angustia o felicidad, generalmente de un ser querido, lo que se comprobaría al establecer la hora de los sucesos.

Algunos expertos piensan incluso,  que los sueños telepáticos se producen cuando ciertas personas u objetos,  se pueden introducir en la conciencia,  en el momento que se duerme.

Sin embargo las catástrofes, los accidentes y tragedias son los hechos que más se han percibido  en los sueños premonitorios, aunque muchas veces no se ven tal cual, sino representados por diferentes símbolos.

Se les denomina también precognitivos porque suelen ocurrir en la vida real,  al poco tiempo de haber sido soñados.

Generalmente la persona que sueña no aparece en la escena, y las escenas son muy vividas y reales, aunque en otras ocasiones las escenas han aparecido con un salto temporal y espacial entre una y otra.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: