Hipertensión arterial: enemiga silenciosa (I)

Posted on marzo 13, 2009. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

Conocida como la enemiga o muerte silenciosa, la presión arterial alta es una de las mayores afecciones de la  civilización desde hace miles de años porque, sin  tratamiento médico y dietético  adecuados, puede desencadenar infartos cardíacos, accidentes cerebrovasculares o ataques cerebrales con penosas y fatales consecuencias.

En la antigua China se conocía esta enfermedad y el médico Nei Ching dictaminaba en el año 2,600 a. C. : “Si se pone demasiada sal en la comida el pulso se endurece”, diagnóstico  que las  investigaciones científicas confirmaron hasta la saciedad.

Las tensiones de la sociedad moderna, los alimentos ricos en calorías o “comida chatarra”  y  las preocupaciones sociales aumentan los factores de riesgo. Muchos padecen este mal que, lamentablemente, se diagnostica muchas veces cuando se encuentra en una fase avanzada y ha provocado graves deterioros en el organismo.

No obstante debe tenerse en cuenta que, en un alto porcentaje, es el producto de varios factores constitucionales y ambientales, o tiene causas desconocidas, por lo que no constituye una enfermedad propiamente dicha, como no lo es una estatura excesiva, aunque a veces deriva de enfermedades, particularmente las renales.

Es una afección que la mayoría de las personas que la padecen no presentan síntomas. En algunos casos, pueden sentirse palpitaciones en la cabeza o el pecho, mareos y otros trastornos  físicos aunque generalmente  pasar desapercibida durante muchos años.

Presión arterial

El corazón es un músculo que funciona como una máquina que  bombea sangre a través de una red de arterias, venas y capilares, con una fuerza que se denomina  como presión arterial arterial.

Al contraerse  envía un torrente de sangre a las vías circulatorias y a ese empuje se le llama presión de sístole. Cuando  se relaja entre latidos, disminuye la presión en las vías circulatorias, y a esto se le denomina presión de diástole.

Los niveles normales de presión son por debajo de 140 para la sístole y por debajo de 85 para la diástole.

Con independencia del estado de salud que se tenga, la presión arterial de cualquier persona no es constante sino que sufre muchas variaciones normales durante el día, aunque se mida siempre en reposo.

Las cifras de presión arterial siguen un ritmo a lo largo de las 24 horas, que se reproduce de un día a otro y se llama ritmo nictemeral de la presión arterial, de manera que las cifras de presión son más altas durante el día y se reducen durante el sueño.

Estas son las circunstancias que aumentan transitoriamente los valores tensionales:

*El esfuerzo físico.

*Un cambio de tiempo, el frío.

*El traslado a un lugar de clima diferente.

*Emociones fuertes, el dolor, el miedo.

*Tensiones psíquicas, conducción de automóviles, hablar en público, discusiones enérgicas, ruidos entre otras.

Además, la toma de la presión arterial hace que se produzca una reacción de alerta que tiende a elevarla, a medida que se repiten las tomas  tiende a bajar. Por eso no está de más que se tomen dos o tres veces las presiones y se considere la última o la media de todas como presión real.

Por esta razón la mayoría de los médicos no hacen un diagnóstico definitivo de hipertensión hasta no haber medido la presión arterial varias veces (un mínimo de 2 lecturas en 3 días diferentes). Algunos les piden a sus pacientes que utilicen un medidor  portátil durante varios días seguidos.

Ese aparato puede ayudar al médico a determinar si un paciente sufre verdaderamente de hipertensión o sólo de lo que se denomina «hipertensión de consultorio».

Aunque los médicos no entienden exactamente qué causa la hipertensión de consultorio, la ansiedad y el estrés posiblemente sean factores contribuyentes.

Se eleva con la edad

Le tensión arterial media se eleva con  la edad de tal manera que para un joven de 20 años es 123/72 mientras que para un adulto de setenta es 161/87. En las formas graves puede llegar a 300/160 aunque es rara por los avances farmacológicos.

Si se define la hipertensión  de 140/90 para arriba se deduce que el 20 % de los hombres entre 20 y 29 años de edad son hipertensos, porcentaje que se duplica entre los 45 y 50 años, mientras que el 60 % de los hombres mayores de 60 años estaría afectado.

Según las nuevas pautas del Instituto Nacional de los Pulmones, el Corazón y la Sangre de los Estados Unidos (NHLBI) en el año 2003, una lectura inferior a 120/80 mm Hg ahora se considera presión arterial normal. Una presión arterial de entre 120/80 y 139/89 (que antes se consideraba normal) ahora se clasifica dentro de una categoría denominada "prehipertensión".

Factores de riesgo

Alrededor del 90 al 95 por ciento de todos los casos de presión arterial alta constituyen lo que se denomina hipertensión primaria o esencial, es decir que se desconoce la verdadera, pero existen diversos factores de riesgo en los siguientes casos:

-Antecedentes familiares de hipertensión.

– Tiene más de 60 años de edad debido a que los vasos sanguíneos se debilitan con los años y pierden su elasticidad.

-El  estrés, la ira, la hostilidad y otras características de la personalidad contribuyen a la hipertensión aunque es necesario señalar que  los resultados no han sido siempre uniformes.

-Sufre de sobrepeso u obesidad. Lleva una alimentación alta en grasas saturadas o en sodio (sal).

-Usa productos de tabaco. El cigarrillo daña los vasos sanguíneos. Los anticonceptivos orales aumentan ese riesgo.

-Bebe más de una cantidad moderada de alcohol. Según los expertos, el consumo promedio debe ser de una o dos bebidas por día para los hombres y de una bebida por día para las mujeres. Es físicamente inactiva.

-Padece de diabetes, alteraciones de las glándulas paratiroides o tumores en las suprarrenales o  pituitarias,  

-Reacciones a medicamentos recetados para otros problemas médicos.

-Embarazo.

¿Sabías que…?

Se ha descubierto un gen que parece estar vinculado a la hipertensión. El hecho de tenerlo  no significa que una persona o sus hijos definitivamente sufrirán de ese mal  sino que tendrán una mayor probabilidad de padecerla, por lo cual es importante un control con regularidad.

Si usted es normotenso conviene controlarse cada dos años, con el fin de detectar precozmente cualquier elevación, puesto que no produce síntomas.

Si es  hipertenso y sus presiones han descendido hasta los niveles deseados es suficiente determinar las presiones cada tres meses, salvo que haya alguna circunstancia o síntoma nuevo.

El primer plan de acción generalmente implica una modificación del estilo de vida, especialmente para personas prehipertensivas que incluye alimentación baja en grasas y sal, reducir el peso excesivo,  programa de ejercicio físico regular
, aprender a controlar el estrés, dejar de fumar y moderar o suprimir el consumo de alcohol.

Si estos cambios no ayudan a controlar la presión arterial dentro de 3 a 6 meses, la enfermedad puede tratarse con medicamentos.

En niños mayores y adultos jóvenes, más a menudo en varones la combinación de un crecimiento estatural rápido y la gran elasticidad de las arterias da lugar a una presión sistólica elevada en la arteria braquial pero con unas presiones diastólicas y media normales.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: