Posted on marzo 14, 2009. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

Tras el diagnóstico inicial , el objetivo es disminuir la hipertensión arterial teniendo en cuenta que se puede tratar adecuadamente con  medicinas, dietas y cambios en la manera de vivir, pero que, si se deja sin atención, puede originar apoplejía, insuficiencias cardiacas u otras afecciones de gravedad.

Cuando la presión diastólica llega a 104 o más (hipertensión moderada  a grave) el corazón trabaja con más fuerza y se agranda, las arterias  se lesionan, les aparecen cicatrices y se estrechan tornándose menos elásticas con lo que están propensas a formar coágulos, pueden aparecer también lesiones en los riñones y ojos.

Al hallar cifras entre 95 y 104 algunos especialistas inician el tratamiento pero otros recomiendan una espera cuidadosa y vigilancia constante, siempre y cuando no existan  indicios de afección cardiaca, ocular o renal porque se considera que los fármacos  preescritos podrían resultar más arriesgados que una hipertensión leve.

Si su presión arterial se encuentra en esa área controvertible es conveniente que hable con su médico sobre la actitud que debe tomar pero antes cerciórese de que padece de hipertensión.

Hasta un tercio de los pacientes con presión arterial alta en una visita al médico  presenta valores normales en las consultas posteriores.

Esto se debe a que la presión arterial varía durante el día. Se eleva cuando nos agitamos y desciende al calmarnos `por lo que el solo hecho de acudir al médico puede resultar con una lectura alta.

Lo convenientes es que, antes de empezar a tomar hipertensivos pregunte  al especialista si puede regresar para que le midan una o dos veces más la presión arterial antes de optar por un tratamiento.

Tratamientos

Tradicionalmente se empieza tomando un diurético para eliminar líquidos del organismo así como un betabloqueador, medicamentos con varios propósitos en cardiopatías, o la combinación de ambos en dosis mínima, y que pueden aumentar o se opta por otros fármacos.

Como todo compuesto medicinal puede tener efectos secundarios como mareos, fatiga, pérdida del apetito sexual, náusea, dolores de cabeza, depresión, palpitaciones, diarrea, pesadillas y enfriamientos de los pies.

Estas secuelas indeseables se eliminan disminuyendo la dosis prescrita y el consumo de sal.

La motivación

Estadísticamente se establece que la mayoría de los pacientes que se someten a este tratamiento habrán de seguirlo el resto de su vida. Casi todos los que dejaron de tomar antihipertensivos comprobaron que su presión arterial volvió a elevarse peligrosamente en dos años.

Sin embargo recientes estudios revelaron que algunas personas muy motivadas prescinden sin peligro de los hipertensivos aun que para ello debieron superar problemas emocionales, estrés y de conducta, en lo que se constata una vez más los poderes curativos de la mente.

Se debe señalar que el 39 % de os pacientes con hipertensión leve se liberó de los medicamentos después de iniciar una dieta hipocalórica, reduciendo la ingesta de sodio (sal) y alcohol.

El primer plan de acción generalmente implica una modificación del estilo de vida con las siguientes premisas: llevar una alimentación baja en grasas y sal, reducir el peso excesivo, comenzar un programa de ejercicio físico regular, aprender a controlar el estrés, dejar de fumar, moderar o suprimir el consumo de alcohol.

Afecciones

La presión arterial alta es ocasionada por un estrechamiento de unas arterias muy pequeñas denominadas «arteriolas» que regulan el flujo sanguíneo en el organismo. A medida que se estrechan (o contraen), el corazón tiene que esforzarse más por bombear la sangre a través de un espacio más reducido, y la presión dentro de los vasos sanguíneos aumenta.

La hipertensión puede afectar a la salud de cuatro maneras principales:

-La presión dentro de las arterias puede aumentar el grosor de los músculos que tapizan las paredes de las arterias. Este aumento del grosor hace más estrechas las arterias. Si un coágulo de sangre obstruye el flujo sanguíneo al corazón o al cerebro, puede producir un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular.

– La hipertensión obliga al corazón a trabajar con más intensidad. Como todo músculo muy usado, el corazón aumenta de tamaño. Cuanto más grande es el corazón, menos capaz es de mantener el flujo sanguíneo adecuado. Cuando esto sucede, uno se siente débil y cansado y no puede hacer ejercicio ni realizar actividades físicas. Sin tratamiento, la insuficiencia cardiaca seguirá empeorando.

– La hipertensión prolongada puede dañar los riñones si las arterias que los riegan se ven afectadas.

– En los diabéticos, la hipertensión puede generar rupturas en los pequeños capilares de la retina del ojo, ocasionando derrames. Este problema se denomina «retinopatía» y puede causar ceguera.

¿Sabías que…?

El principal objetivo es aminorar el estrés. Hoy día existen muchos métodos de relajación,  inclusive la meditación y biorretroalimetación. Evite a los charlatanes y recurra a su médico o un especialista para que le recomiende la técnica más conveniente,

Las cifras de presión arterial siguen un ritmo a lo largo de las 24 horas, que se reproduce de un día a otro y se llama ritmo nictemeral de la presión arterial, de manera que las cifras de presión son más altas durante el día y se reducen durante el sueño.

Alrededor del 90 al 95 por ciento de todos los casos de presión arterial alta constituyen lo que se denomina hipertensión primaria o esencial. Esto significa que se desconoce la verdadera causa de la presión arterial alta y que  existen diversos factores relacionados con la enfermedad. El riesgo de sufrir de hipertensión es mayor con la edad.

El 5 a 10 por ciento restante de los pacientes con presión arterial alta sufren de lo que se denomina hipertensión secundaria. Esto significa que la presión arterial alta es causada por otra enfermedad o afección. Muchos casos de hipertensión secundaria son ocasionados por trastornos renales.

Los adultos deben controlarse la presión arterial por lo menos una vez por año. Muchos supermercados y farmacias ofrecen dispositivos automáticos que los clientes pueden utilizar gratuitamente cuando quieran. Sin embargo, debe tenerse presente que estos dispositivos pueden no brindar una lectura precisa.

Si su vida es sedentaria y físicamente poco activa, descubra el placer del ejercicio físico regular y, si es posible, al aire libre. Pero recuerde que siempre debe adaptarlo a sus posibilidades reales: no haga físicamente más de lo que puede.

Disminuya el nivel de sal en la preparación de sus comidas y reduzca al mínimo las grasas animales de su dieta haciéndola  rica en verduras, legumbres, fruta y fibra.

Nueve de cada diez individuos afronta riesgos de hipertensión. Es decir, millones de personas padecen de presión alta, muchas de
ellas no lo saben, razón por la cual no pueden combatirla.

No de los problemas graves a resolver es que la mitad de los hipertensos en tratamiento lo abandona o no lo cumple adecuadamente.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: