Plantas medicinales contra la hipotensión (II)

Posted on marzo 17, 2009. Filed under: Salud, Dinero y Amor |

Cuando se agudiza la baja tensión arterial puede sobrevenir  no solo síntomas molestos como el dolor de cabeza, debilidad general, fatiga y somnolencia sino problemas circulatorios por lo que es recomendable la utilización de plantas medicinales  que complementen la terapia convencional.  
Si bien  es cierto que los individuos sanos con una presión arterial normal, más bien baja en reposo, tienen una mayor esperanza de vida, el peligro surge cuando es demasiado baja y no puede proporcionar suficiente oxígeno y nutrientes a las células, ni extraer los desechos de ellas.  

Tras descartarse hemorragias o enfermedades recurrentes, con asistencia médica, la hipotensión arterial por factores constitucionales o mala circulación periférica puede contrarrestarse por medio de las plantas medicinales.

Fumaria

Conocida también como humo de la tierra es una planta herbácea anual cuyas propiedades medicinales eran muy conocidas desde hace mucho tiempo.

Es la parte aérea florecida por su contenido en alcaloides que tienen propiedades hipotensoras y benéficas para la vesícula biliar que le permite, además, combatir la insuficiencia hepática.  

Su alto contenido en fumarina permite la regulación de la actividad hepática y de la vesícula biliar y de ayudara la digestión. Ayuda también a calmar los espasmos intestinales y mejora los síntomas asociados a las disfunciones hepáticas (cansancio, falta de apetito, jaquecas, nauseas, vómitos).

Se recomienda la infusión de una cucharada de flores secas. Una cucharada por tres tazas de agua al día en los problemas hepáticos. Si triplicamos la dosis, los efectos y tendrá un uso hipotensor.

Para usos depurativos y tonificantes se recomienda infusión durante 15 minutos 5 cucharas de planta secada en un litro de agua hirviendo. Tomar 2 o 3 tazas al dia durante semana y media.  

Espino blanco

La infusión de una cucharada de flores secas, dos o tres veces al día es excelente para rebajar la tensión arterial y se puede tomar sin  límite de tiempo. Se le considera además reguladora en los casos de tensión arterial baja y alta.  

Es un  árbol o arbusto caduco de la familia de las rosáceas de hasta 10 m de altura y contiene una serie de ácidos benéficos como acantólico, ascórbico, cafeico y clorogénico, así como minerales (aluminio, calcio, cromo, cobalto, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, selenio, silicio, sodio y zinc), flavonoides y vitaminas Colina, y B1, B 2 y B3,  

Además de dilatar las arterias más importantes del corazón, el espino blanco posee propiedades cardiotónicas ayudando a este órgano a bombear la sangre con más fuerza.

Estas propiedades permiten solucionar problemas del corazón que afectan a una falta de ritmo o de debilidad cardíaca, a una mala circulación, a la acumulación de líquidos por problemas cardíacos, etc.  

Por sus propiedades tónicas, el espino blanco eleva la presión arterial en los casos de hipotensión.

Contraindicación

En dosis elevadas produce disminución del ritmo cardíaco, arritmias, depresión respiratoria e hipotensión.

Puede producir efectos desagradables en personas con alergias a las rosáceas. No debe suministrarse a mujeres embarazadas o lactantes.  

El uso de este planta, combinado con medicinas para la tensión o para el corazón, puede intensificar demasiado sus efectos, por lo que el médico debe valorar la conveniencia de su aplicación y la dosis adecuada.

Al tratarse de una planta que afecta a un órgano tan delicado como el corazón, lo más adecuado es consultar con el médico antes de iniciar el tratamiento. 

Tilo

La albura del tilo presenta propiedades hipertensivas por lo que su uso podría utilizarse para el tratamiento de la hipotensión. Se recomienda la decocción de una cucharadita de albura seca de tilo por taza de agua durante 1/4 de hora. Tomar un par de tazas al día.

Otros usos y propiedades: diurético, vasodilatador, colerético y colagogo, enjuagues de boca y gargarismos, indigestiones, cuidado de la piel.

Destaca su capacidad sedante, muy útil en estados de excitación nerviosa e inquietud. Puede administrarse sin problemas a los niños nerviosos o que no duermen bien, ya que su consumo no presenta efectos secundarios. Se puede disfrutar de un agradable baño relajante si al agua se añade una infusión de tila.

Tiene efecto antiespasmódico y sudorífico, que resulta beneficioso como calmante de la tos y en los estados febriles.

Combina con planta que tienen capacidad relajante como la lavanda, melisa, pasiflora, valeriana y azahar.

En estados de ansiedad o nerviosismo, se aconseja tomar de 3 a 4 tazas al día, una antes de acostarse para beneficiarse del efecto sedante.

Para el baño relajante es preciso hervir una cantidad de 300 a 500 gramos de flores en 1 ó 2 litros de agua, que se incorporarán al agua del baño.

Genciana

Por su alto contenido en ácidos (ascórbico, cafeico, nicotínico, oxicinámico), principios amargos, vitaminas( C y B 1, B2, B3), minerales (aluminio, calcio, cromo, cobalto, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, selenio, sodio) es recordable para estabilizar la tensión arterial, especialmente en la hipotensión.

Se recomienda infusión de la raíz seca. Dos tazas al día. Una cucharadita por taza.

Sus principios amargos como gancriopicrina, que actúa como aperitivo y digestivo, pues es capaz de facilitar la motilidad gástrica y estimular las secreciones del estómago y del hígado. Su empleo es apreciado en casos de inapetencias y digestiones lentas.

También tiene lípidos, con acción antiinflamatoria y cicatrizante , por lo que se aplica en heridas y en situaciones que cursan con niveles altos de ácido úrico ( gota ) y reumatismos.

Vino de genciana. Se añaden treinta gramos de raíz de genciana a un litro de vino blanco, dejándolo macerar durante diez días. La posología es de una copita antes de las comidas, lo que facilita la digestión lenta y mejora la inapetencia.  

Se aconseja para la inapetencia, flatulencia y estómagos "perezosos". Puede utilizarse para la insuficiencia hepática ayudando a este órgano a trabajar en mejores condiciones.

También se le utiliza como sustituto de la quinina para el tratamiento de la fiebre. Decocción de media cucharadita de raíz seca por taza de agua. Un par de tazas al día)

Por su elevado contenido en zinc, la genciana entra a formar parte de la composición de numerosos preparados para evitar la caída del cabello. Este mismo componente puede ayudar a evitar la calvicie.

Desmayo 

La pérdida súbita y breve de la consciencia es síntoma de un aporte inadecuado de oxígeno y otros nutrientes al cerebro, por lo gene
ral causado por una disminución temporal del flujo sanguíneo. Esta disminución puede producirse siempre que el organismo no pueda compensar rápidamente un descenso brusco de la presión arterial.

Si un paciente tiene un ritmo cardíaco anómalo, el corazón puede ser incapaz de aumentar suficientemente el volumen de expulsión de sangre como para compensar la disminución de la presión arterial. Estas personas en reposo no tendrán síntomas, pero, en cambio, sufrirán desmayos cuando hagan algún esfuerzo porque la demanda de oxígeno del organismo aumenta bruscamente: es el denominado síncope de esfuerzo.

Con frecuencia se produce después de realizar un esfuerzo porque el corazón es apenas capaz de mantener una presión arterial adecuada durante el ejercicio; cuando el ejercicio se interrumpe, la frecuencia cardíaca comienza a disminuir, pero los vasos sanguíneos de los músculos permanecen dilatados para eliminar los productos metabólicos de desecho.  

La combinación de la reducción del volumen de expulsión del corazón junto al aumento de la capacidad de los vasos sanguíneos hace que la presión arterial descienda y que la persona se desmaye.

¿Sabías que…?

Un retortijón intestinal puede enviar una señal al corazón, a través del nervio vago, que retarda la frecuencia cardíaca lo suficiente como para causar un desmayo. Se le denomina denomina síncope vasomotor o vasovagal. Muchas otras señales (como otros dolores, el miedo y el hecho de ver sangre) pueden provocarlo.

El desmayo motivado por la tos (síncope tusígeno) o la micción (síncope miccional) habitualmente se produce cuando la cantidad de sangre que vuelve al corazón disminuye durante el esfuerzo. El particularmente frecuente en los ancianos.  

También puede ser una disminución en el número de glóbulos rojos (anemia), una disminución en la concentración de azúcar en la sangre (hipoglucemia) o una disminución en los valores del anhídrido carbónico en la sangre (hipocapnia) por una respiración rápida (hiperventilación).  

El hecho de levantar las piernas puede ayudar a la recuperación de los episodios de hipotensión, al aumentar el flujo al corazón y al cerebro.

La presión arterial baja es un problema relativamente frecuente en los recién nacidos prematuros y se ha vinculado con problemas graves a corto y a largo plazo, como la muerte y la discapacidad. Se utilizan diferentes tratamientos para apoyar la circulación y aumentar la presión arterial. Uno de dichos tratamiento es el uso de fármacos esteroides

Cuando la persona está de pie, previamente al desmayo, puede notar vértigos o mareos ligeros. Cuando cae al suelo, la presión arterial aumenta en parte porque la persona está tendida y, a menudo, porque la causa del síncope ya pasó. Levantarse demasiado rápido puede provocar un nuevo desmayo.

El síncope ortostático se produce cuando una persona se incorpora o se levanta demasiado rápidamente. Una forma similar de desmayo, llamada síncope de "las paradas militares", acontece cuando una persona está de pie inmóvil durante mucho tiempo en un día caluroso. Como en esta situación los músculos de las piernas no están siendo utilizados, no empujan la sangre hacia el corazón y, en consecuencia, ésta se estanca en las venas de las piernas y la presión arterial desciende repentinamente.

Para un diagnóstico es necesario determinar la causa subyacente del desvanecimiento, ya que algunas causas son más graves que otras. Las enfermedades del corazón, como un ritmo cardíaco anómalo o una estenosis aórtica, pueden ser mortales; otros trastornos son mucho menos preocupantes.

Los factores que facilitan el diagnóstico son la edad de comienzo de los episodios de desmayo, las circunstancias en que se producen, las señales de alarma antes del episodio y las maniobras que ayudan a que la persona se recupere (como acostarse, contener el aliento o beber zumo de naranja).  

Habitualmente, es suficiente el hecho de estar acostado para recobrar el conocimiento. La elevación de las piernas puede acelerar la recuperación, ya que aumenta el flujo de sangre al corazón y al cerebro. Si la persona se incorpora demasiado rápidamente o es sostenida o transportada en una posición erguida, se puede producir otro episodio de desmayo.

En las personas jóvenes que no tienen enfermedades cardíacas, los desmayos en general no son graves y no se necesitan pruebas de diagnóstico extensas ni tratamiento. Sin embargo, en los ancianos, los síncopes pueden ser motivados por varios problemas interrelacionados que impiden que el corazón y los vasos sanguíneos reaccionen ante una disminución de la presión arterial. El tratamiento depende de la causa.

 
 

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: