Usos medicinales y dietas del ajo

Posted on mayo 2, 2009. Filed under: Dietas, Nutrientes de Primera, Tratamientos Naturales | Etiquetas: , , |

Desde el alba de las civilizaciones, el ajo fue utilizado para la alimentación y medicina de numerosas enfermedades, así como rejuvenecedor e incluso se creía que alejaba las malas vibraciones y ahuyentaba a los legendarios vampiros.

Las investigaciones científicas confirmaron que el ajo, pese a su fuerte olor, es una poderosa fuente de vitaminas A, B1, B2, B3, C y E; además  de carbohidratos, proteínas, fibra, potasio, fósforo, calcio, hierro y sodio.

Es rico en selenio y germanio orgánicos, así como adenosina, sustancia química que abunda también en la cebolla y que tiene capacidad  para bloquear la agregación de plaquetas y, de esa manera,  fluidificar la sangre.

Las cubiertas externas del ajo y  la cebolla contienen gran cantidad de pectina, fibra gelatinosa que se utiliza para combatir la diarrea,  incrementar el torrente del plasma sanguíneo  y disminuir el “colesterol malo” y de los triglicéridos.

Contiene ajoeno, anticoagulante y bactericida de gran acción  contra hongos y levaduras nocivas como el aspergillus niger – presente frecuentemente en el canal auditivo externo- y la candida albicans que es causa, entre otras dolencias, de la vaginitis.

Azufre

Entre los compuestos más importantes destacan sus aminoácidos sulfúreos, responsables de su fuerte olor y que tienen un marcado efecto antibacteriano y antivírico al  aumentar los leucocitos y  los macrófagos. Reducen la presión sanguínea, alivian el asma y ayudan al cuerpo a eliminar toxinas nocivas.

Se debe tener en  cuenta que azufre es indispensable para una buena salud y evitar el riesgo de padecer cáncer.

Por esta razón,  existen múltiples dietas adelgazantes y tratamientos medicinales del ajo que a continuación reseñamos las principales.

Uno al día

Por ser un anticoagulante, debe abstenerse en caso de someterse a una intervención quirúrgica pero, por lo demás, se recomienda tomar uno o dos diente de ajo, En las dietas adelgazantes debe ser injerido en ayunas, como si fuese una cápsula.

El olor se combate masticando hojas frescas de perejil, menta fresca o apio, después de lo cual debe enjuagarse la boca con agua y unas gotas de limón. Otro método  consiste en beber  infusión de  tomillo, eucalipto, romero o manzanilla.

Depurativo

Una de las mejores maneras de consumir ajo para adelgazar, además de reducir los niveles de colesterol, triglicéridos y depurar la sangre, es con leche.

Puedes intentarlo de dos maneras:

Dejando todos los días un diente de ajo picado en una taza de leche de un día para el otro. A la mañana siguiente, en ayunas, lo bebes.

Sin necesidad de maceración ni nada por el estilo, todos los días en ayunas puedes consumir un diente de ajo, tragándolo como si fuera una píldora, con la ayuda del vaso de leche.

Es fundamental la presencia de la leche en esta preparación para luego evitar el mal aliento o la sudoración con olor a ajo. Algo que no te resultará para nada agradable.

Agua de ajo

Hierva 100 gramos de ajo machacado en 250 ml de agua.

Tape la mezcla y déjela macerar durante 12 horas, después de lo cual se embotella.

Tomar en pequeños sorbos durante un máximo de tres días, para evitar que pierda sus propiedades medicinales.

Jarabe

Es recomendable para la tos y bronquitis. Hierva medio litro de agua y coloque 50 gramos de ajo.

Parar y dejar reposas 12 horas. Agregue miel y proceda a batirlo  hasta conseguir un jarabe del que debe tomarse una cucharadita tres veces al día.  Si es diabétiico o tiene sobrepeso no debeemplear esta fórmula.

Cura Tibetana

Es un preparado a base de ajo macerado, de gran efecto desintoxicante, de acuerdo a  una receta encontrada en un monasterio budista del Tibet, pero cuya preparación es simple.

Ingredientes

350 gr. de ajos crudos, pelados y triturados.
¼ de litro de Aguardiente o alcohol de 70º para uso interno.

Elaboración

Poner los ajos triturados junto al Aguardiente o alcohol dentro de un tarro de cristal, que se cierra herméticamente para guardarlo durante diez días en la refrigeradora. Los tibetanos recurrían al hielo de las montañas del Himalaya.

Después de ese lapso se  filtra con un colador de gasa o tela fina. El líquido se vuelve a refrigerar durante 2 días, con lo que ya está listo para tomar.
Tras los 2 días ya está listo para tomar.

Modo de empleo

Se toma  en gotitas, con un poco de agua o leche, antes de las tres comidas principales, de acuerdo a la siguiente pauta:

Días Desayuno Almuerzo Cena

1-   1 gota      2 gotas    3 gotas

2    4 gotas    5 gotas    6 gotas

3     7 gotas     8 gotas   9 gotas

4     10 gotas  11 gotas  12 gotas

5     13 gotas   14 gotas  15 gotas

6     16 gotas   17 gotas  18 gotas

7     17 gotas   16 gotas  15 gotas

8     14 gotas    13 gotas  12 gotas

9     11 gotas    10 gotas   9 gotas

10     8 gotas      7 gotas    6 gotas

11     5 gotas       4 gotas    3 gotas

12     2 gotas      1 gotas    25 gotas

A partir de este día se toma 25 gotas tres veces al día hasta terminar el frasco.Según la tradición tibetana, no puede repetirse el tratamiento antes de 5 años, lo que es una exageración, sin fundamentos, según los nutricionistas.

Beneficios

El manuscrito tibetano indica que esta dieta limpia el organismo de las grasas y lo libera de los cálculos depositados. Mejora el metabolismo y disminuye el peso del cuerpo llevándolo al peso normal. Deshace los coágulos de sangre y vuelve más elásticos todos los vasos sanguíneos curando también la arteriosclerosis.

Cura el reumatismo, la gastritis, las úlceras de estómago y las hemorroides. Absorbe todo tipo de tumores internos y externos, así como los disturbios de vista y oído.

Precaución

Las personas con un estómago muy débil o fácilmente irritable deberán observar que tal les sienta el remedio.

Es contraindicado a  las personas con úlceras intestinales.

Salsa para carne.

Pique 7 o 8 dientes de ajo, una cebolla y tres zanahorias y mezcle con cuatro cucharadas sopera de aceite de oliva. Ponga  a fuego lento de cuatro a cinco minutos. Después añada  un vaso de agua tibia y un poco de vino blanco (optativo), deje todo de nuevo a fuego lento durante diez minutos.

Deje  que repose la mezcla veinte minutos. Puede añadir  alguna hierba aromática de su agrado.

¿Sabías que…?

El color verdoso que adquiere el alcohol macerado con los ajos es completamente normal debido a ciertos principios activos que contiene el ajo.

Tenga en cuenta siempre al ajo en su alimentación o como agente curativo en casos de enfermedad pues su acción natural no tiene contraindicaciones como los remedios sintéticos, salvo por prescripción médica ante alergia o por otras causas.

El ajo, debido a su intensa acción bactericida detiene y combate el desarrollo de bacterias en el intestino logrando un mejor funcionamiento del mismo y restableciendo el apetito y la circulación sanguínea.

Por su contenido de  fósforo, silicio, azufre, vitamina C y otros oligoelementos, es sumamente benéfico para el tratamiento de las enfermedades asociadas al envejecimiento.

Desde el Antiguo Egipto, el ajo ha sido utilizado a lo largo de la Historia hasta llegar a finales del siglo XIX, cuando Louis Pasteur demostró que el ajo es un antibiótico natural.

Una de las propiedades más relevantes del ajo es la regulación del metabolismo de las grasas y la reducción del colesterol y del azúcar en la sangre. El consumo diario de uno o dos dientes de ajo en crudo reduce un 10% la tasa de colesterol negativo y aumenta el colesterol positivo.

Otra de sus propiedades es la acción vasodilatadora de los vasos sanguíneos, reduciendo el riesgo de la formación de coágulos o trombos en inhibiendo la formación de plaquetas.

Los ajos son uno de esos vegetales que tiene la capacidad de colaborar con la pérdida de peso, algo que a veces se torna muy complicado.  Las verduras pueden darte una mano.

El  desagradable olor del ajo saliendo por los poros se debe a los componentes de azufre que posee, causa del  mal aliento después de haberlo comido. Para evitar este momento, hay soluciones caseras.

Después que haya consumido el ajo, usted puede beber jugo de limón recién exprimido, morder un poco de perejil, tomar una cucharada de miel si se le hace más fácil,  un vaso de leche o de vino tinto.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: